El investigador y asesor técnico planteó que Uruguay debe plantearse qué razas doble propósito debe producir, o si es mejor la especialización productiva, optando por razas carniceras por un lado y laneras por otro.

“O cambian drásticamente o desaparecen del negocio; es tan sencillo como eso”, dijo el Ing. Agr. Gianni Bianchi, investigador y asesor técnico en producción ovina, en referencia a la raza Corriedale.

En una entrevista con Agronegocios Sarandí, planteó que, mirando los datos generales, los corriedalistas que producen lanas de 25 o 26 micras representan un porcentaje muy bajo del total, al tiempo que sostuvo que “el Corriedale dejó de ser una raza doble propósito”.

“Con esto no estoy ofendiendo a nadie, pero con la lana arriba de 28 micras no es una raza de doble propósito”, agregó.

Antes, había comentado que en Uruguay el 40% de la producción anual de la fibra, unos 10 millones de kilos de lana sucia, no tiene colocación, y allí la mayoría es lana Corriedale.

“El Corriedale dejó de ser una raza doble propósito”

Admitió que “hay corriedalistas que hacen muy bien las cosas, que señalan bien, pero la mayoría está por fuera del mercado y sigue señalando 60% o 65%”.

Sostuvo que el criador de Corriedale “si no vende genética, y su objetivo es vender carne y lana ¿cómo se arregla? Van a tener que afinar rápido, porque bajar tres micras lleva 10 años. Es demasiado tiempo, así que tendrán que tomar una decisión drástica”.

Para Bianchi el problema de la lana en las razas carniceras es de menor envergadura, porque el 80% u 85% del ingreso es por carne, y además señalan 140% o 150%.

Sin embargo, “en Corriedale hay establecimientos que señalan, a lo sumo 120%, y no es fácil, porque no es una raza maternal. Y el cordero pesado que produce es de 1 años en el campo. Evidentemente esos productores no viven de la oveja, y tendrán otras alternativas”, planteó.

“Hay corriedalistas que hacen muy bien las cosas, que señalan bien, pero la mayoría está por fuera del mercado y sigue señalando 60% o 65%”

En referencia a las razas ovinas, Bianchi dijo que “hay que pensar qué doble propósito queremos, o si debe existir un doble propósito o si tenemos que ir a la especialización productiva, con lana fina por un lado y producción de carne por otro. Un animal que señale 150% o 160%, y que produzca una carcasa superpesada, de 18 kilos en cinco meses de edad, y que desestacionalice la oferta de forraje”.

Por último, planteó que “hay lugar para las lanas medias y finas. Merino Dohne e Ideal, también puede ser Merilín, aunque hay muy poco en Uruguay. Esas son las razas de doble propósito. Las demás no lo son”.

“Más allá de que haya algún corriedalista que haga muy bien las cosas, son contados con los dedos”, concluyó.

Escuche la entrevista completa:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here