La cotización media de la categoría de hembras jóvenes se ubicó en U$S 2,21 por kilo, superando a los machos que valieron U$S 2,20; el remate concluye este jueves con vientres preñados y piezas de cría.

Una vez más ocurrió en un remate de Plaza Rural algo muy inusual: las terneras cotizaron a un precio promedio superior al de los terneros.

“Son cosas que llaman la atención, porque normalmente la diferencia era del entorno del 10% entre el precio al kilo del macho y de la hembra”, comentó en Agronegocios Sarandí el consignatario y rematador Walter Hugo Abelenda.

Señaló que “es la segunda vez desde que tengo recuerdo”. Agregó que se trataba de una oferta “muy importante en el caso de las terneras, eran más de 2.000 y se vendió el 98%; y ayer (por el miércoles), se vendieron casi 3.800, casi 90% de los que ofertamos”.

Consultado sobre las razones que expliquen esta situación, respondió que “se debe a varios factores. El nivel general de las terneras fue de calidad superior al general de los terneros. Además, hay un negocio de exportación en pie que está buscando terneras Hereford; y, por otra parte, hay una apuesta a la cría, con una apuesta del sector agrícola que se ha volcado a la ganadería. Todo eso forma un combo para que se den este tipo de fenómenos”.

Sobre las demás categorías, Abelenda comentó que “también se vendieron con mucha agilidad”, y a continuación se refirió a la colocación del 98% de los lotes de vaquillonas de 1 a 2 años, “que también era una oferta voluminosa”.

Consideró que el hecho de que en las dos primeras jornadas del remate se haya terminado en la hora prevista “ya da una pauta de la agilidad del remate, y aunque algunas categorías pudieron haber estado más lentas, otras estuvieron más ágiles de lo previsto”.

Las lluvias

El rematador remarcó que “suele ocurrir que cada vez que empieza a faltar el agua, llueve antes del remate de Plaza Rural. Incluso tengo consignaciones que estoy vendiendo muy bien, y que se ofrecen exclusivamente porque en nuestra zona (Florida) no llovía”.

Recordó que “tuvimos un verano y otoño con escasez de agua, y estas lluvias eran imprescindibles. Arrancar una primavera con el suelo medianamente mojado es fundamental, porque nos asegura al menos media primavera. Esto es fundamental, porque si seguía sin llover había zonas donde no solamente no podrían comprar, sino que tendrían que seguir vendiendo”.

Analizó que “estos remates, como el de junio y julio, tuvieron un gran componente de oferta, por gente que tuvo que ajustar carga, y esperando que lloviera vieron como los ganados desmejoraron y decidieron vender”.

Pero destacó que “felizmente hay compradores, porque la escasez de agua no fue generalizada en todo el país, y eso habilitó a que mucha gente pudiera comprar”.

Sigue este viernes

El remate concluye este viernes con una voluminosa oferta de vientres preñados, y después las piezas de cría, “que empiezan a ser voluminosas porque los ganados van pariendo”, dijo Abelenda.

Entre la consignación a su escritorio destacó “un lote de vacas y vaquillonas Angus coloradas, con preñez garantida, de las cuales hay 18 o 20 que están paridas. Ya tienen preoferta, en U$S 815, y auguramos que esos ganados destacados, que no son fáciles de conseguir, tendrán garantía de gran demanda”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here