La subasta transcurrió con agilidad y hubo buena demanda, con precios que subieron alrededor de 5% frente a la instancia anterior.

Se comercializó casi 90% de la oferta en el 222° remate de Plaza Rural, realizado este miércoles y jueves. El mercado se presentó “muy ágil y demandado”, destacó el Ing. Agr. Fernando Indarte, director de Indarte & Cía, al ser consultado por Agronegocios Sarandí.

“La oferta suele bajar en esta época del año, los criadores suelen bajar las cargas, el ganado gordo también se afirma en este momento del año, y al haber poca oferta y buena demanda siempre sube algún centavito. Así fue que tuvimos en el entorno de 5% de corrección al alza en casi todas las categorías”, analizó el consignatario.

Admitió que “alguna categoría tuvo menor porcentaje de colocación, pero no nos quedamos sin ofertas por los lotes, lo que no es lo mismo. Recibimos ofertas que no fueron aceptadas por el vendedor, porque tenían sus ideas de precios, y a veces es hace que no se terminen vendiendo”.

Pero agregó que “hubo puja, demanda e interesados por todas las categorías. Una de las que tuvo pretensiones más altas por parte de los dueños fue la de terneros; pero como la exportación de ganado en pie no está actuando, el protagonista es el invernador uruguayo, que no quiere un ternero entero de 200 kilos, porque es complejo, hay que castrarlo, se pierden kilos y demás, y por eso fue complicado juntar las puntas”.

Señaló también que “otra categoría fue la vaca preñada que, como ocurrió en el remate anterior, van a parir fuera de fecha, en diciembre, enero y la clase pesa muchísimo en esa categoría. Por lo tanto, hay una brecha grande, de hasta U$S 150, dependiendo de si la vaca es buena y va a parir en fecha o si es de una calidad más o menos y va a parir fuera de fecha”.

Consultado sobre la oferta de terneras, una de las más numerosas del remate, respondió que “se vendieron muy bien, con un mercado súper firme, muy ágil, con gran porcentaje de colocación. En un momento llegó a valer más e igual que el ternero, ahora hay una diferencia de 15 centavos respecto al macho, que es lo normal. Pero los precios fueron bárbaros y el porcentaje de ventas altísimo”.

Indarte admitió que “hay una clara retención de terneras. Hemos tenido remates de una tercera parte de hembras respecto a los machos, lo normal es la mitad”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here