Inversores buscan oportunidades y estabilidad en el sector agropecuario; se espera la llegada de argentinos tras la apertura de las fronteras.

“Tengo expectativas de que se concreten más negocios este año”, dijo a LosAgronegocios.uy el Ing. Agr. Pablo Albano, responsable del departamento de Campos de Zambrano & Cía.

Señaló que, tras la aparición de la pandemia, “hemos venido de menos a más, primero hubo una brutal incertidumbre, y de a poco se fue estabilizando todo. Algún inversor se animó a consultar, a recorrer campos y a ofertar. Ahora estamos en la etapa de negociación”.

Comentó que “muchos inversores se animaron a buscar campos, a buscar oportunidades, por el estrés económico que generó la pandemia, pero se encontraron con vendedores que tonificaron los precios, y eso está haciendo que haya negociaciones que parten de una base de precios mayor que la de principios de este año”.

Pero afirmó: “tengo confianza en que se concretarán operaciones, porque tenemos ofertas de campos y también hay interesados en tierras, gente que confía en el negocio agropecuario”.

Interés de argentinos

Albano confirmó que hay consultas de inversores argentinos, pero “estamos esperando que se abran las fronteras para ver qué ocurre. Hasta el momento no hemos podido concretar nada”.

Consideró que por ahora “sacar conclusiones es prematuro, porque para que se materialicen esas consultas, los argentinos tienen que venir, operar y cerrar negocios. Hasta ahora han sido consultas, de gente que nos ha pedido información de campos, pero condicionado a que tienen que venir a ver el campo y eso se hace difícil”.

Agregó que la mayoría de las consultas que se recibieron hasta el momento desde el país vecino es por campos agrícolas. “El perfil del productor argentino es agricultor, o es ganadero intensivo. Por lo tanto, la mayor parte de las consultas que tenemos es por campos del litoral, de Paysandú a Colonia, en San José también, y algo en el centro del país”, detalló.

En cuanto a las escalas que demandan esos interesados, dijo que lo que se busca fundamentalmente son oportunidades de negocio. “Hay interés por campos de todas las escalas. Cualquier persona que quiera hacer un negocio viene a buscar oportunidades, así que es independiente del área. Si el negocio es atractivo los inversores aparecen”, explicó.

Agregó que hay varios inversores que están buscando negocios chicos. Aunque también hay consultas por campos de gran escala, de 100 hectáreas y de más de 3.000, pero “son los menos”.

Indicó que el interés se concentra en campos de entre 500 y 1.000 hectáreas, por un monto de alrededor de U$S 2 millones.

Comentó que varios de esos interesados ya tienen activos en Uruguay, y en otras partes del mundo, lo que facilitaría la concreción de negocios. “Algunos ya tienen campo en Uruguay y quieren expandirse; otros no los tienen, pero sí cuentan con inversiones afuera de su país y ahora buscan invertir en Uruguay”, señaló.

Inversores uruguayos

Por otra parte, Albano confirmó que se ha reactivado la inquietud de los inversores uruguayos. “Creo que esto se debe principalmente a que se prevé una llegada de inversores argentinos, lo que provocaría una suba de los precios. Si bien se concretaron algunas operaciones, el mercado se puso bastante más firme que en meses anteriores”, admitió.

Analizó que después de unos meses de pandemia, se observa al agro que sigue en marcha, siendo un buen negocio, y esto hace que “las expectativas de precios suban y los negocios se tornen un poco más peleados; las puntas se alejaron un poco en este momento”.

Los precios

A modo de ejemplo, señaló que campos ganaderos, con un porcentaje bajo de aptitud agrícola, por los que se pedía unos U$S 3.000 por hectárea, hoy se piden U$S 3.500; por los que antes se pretendía U$S 3.500 ahora piden U$S 4.000 por hectárea. Por los campos agrícolas, que pedían U$S 7.000 o U$S 7.500 por hectárea, actualmente se pretenden más de U$S 8.000. “La realidad de precios del mercado se va a ir viendo en la medida que se vayan concretando las operaciones”, agregó.

Para Albano, no solo hay que seguir el precio de la hectárea, sino que también es muy importante saber qué volumen se está operando. “De nada sirve que el precio suba si el volumen de hectáreas vendidas cae drásticamente. Creo que eso en el mediano y largo plazo hace que se ajuste el precio de la tierra”, consideró.

Aclaró que, por ahora, “son precios de expectativas, no hay una suba. En caso de que se concrete una suba de precios de los commodities, podría subir el precio de la tierra; de lo contrario debería mantenerse estable, para que el volumen de operaciones también se mantenga, y quien quiera vender su campo logre dar con esa persona que quiera comprarlo”.

Demanda de empresas forestales

Consultado sobre la demanda de las empresas forestales, sobre todo de UPM, considerando la construcción de su segunda planta de celulosa en el centro del país, Albano respondió que estas compañías ya tienen un patrimonio importante y están apuntando a los arrendamientos, poniendo su foco en la asociación con productores.

Oferta de campos

Zambrano & Cía cuenta con una amplia oferta de campos en todo el país, de todas las escalas y para todos los rubros productivos.

“Tenemos una oferta bastante interesante, para el rubro que sea. Hay campos ganaderos en el norte, campos que también tienen partes agrícolas-ganaderas; también hay campos de basalto superficial, netamente ganaderos; hay opciones de campos agrícolas en el litoral, que son los que más escasean; campos forestales, y ganaderos-forestales; y para quienes busquen campos arroceros también los tenemos”, confirmó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here