Un millar de establecimientos ganaderos en Costa Rica aplican prácticas de eco-competitividad y sostenibilidad, mitigan los gases de efecto invernaderos (GEI) y están adaptadas al cambio climático, según datos del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), contabilizados como logros de la Estrategia Nacional de Ganadería Baja en Carbono, y su principal herramienta, la NAMA Ganadería.

El ministro de esta cartera, Renato Alvarado, resaltó que estas medidas de adaptación y mitigación aumentan «la rentabilidad en finca, ya que disminuyen costos, hacen la actividad más resiliente, eficiente y productiva, aumentando los ingresos de las familias, lo que nos genera una relación de ganar-ganar, que solo beneficios genera a la producción y al ambiente».

Como parte del proceso, en estas granjas se implementan medidas como pastoreo racional, fertirriego de purines y bioles, cosecha de agua de lluvia, establecimiento de bancos forrajeros, manejo de registros, mejoramiento de pasturas y ambientes protegidos, entre otras, con el fin de generar un cambio sustancial en la forma de producción.

El titular del MAG agregó que la ganadería del país centroamericano es diferente a cualquier otro tipo del mundo, porque conserva el 18% del territorio nacional como bosques y resguarda más de 20 millones de árboles dispersos en potreros.

la ganadería de Costa Rica es diferente a cualquier otro tipo del mundo, porque conserva el 18% del territorio como bosques y resguarda más de 20 millones de árboles dispersos en potreros

«Es un sector carbono positivo, según datos respaldados por el Programa Nacional de Ganadería del MAG, que protege las zonas de recarga hídrica abasteciendo de agua a una gran parte de la población del país. Y todo lo anterior se logra, sin menoscabo de la rentabilidad y la calidad del producto», dijo.

Por su parte, NAMA es el mecanismo de implementación de la Estrategia Nacional de Ganadería Baja en Carbono y se realizará en tres etapas, esperando concluir en el año 2034. La meta a 2022 es convertir 1.773 fincas ganaderas en unidades más rentables y adaptadas al cambio climático, con un equivalente en reducción de carbono, CO2, de 39 mil toneladas métricas.

La estrategia es liderada por el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), con el apoyo del Instituto Nacional en Transferencia de Tecnología Agropecuaria (INTA), la Cámara de Productores de Leche y la Corporación Ganadera (CORFOGA), la academia, entre otras instituciones del Sector Agropecuario y Público.

Las granjas ganaderas que se comprometan con estas prácticas reciben capacitación para su personal, fondos no reembolsables y acceso al financiamiento adaptado a sus necesidades particulares

En este proceso, el país ha recibido apoyo de varios donantes bilaterales y contrapartes técnicas incluyendo al Gobierno de Estados Unidos, Reino Unido y Nueva Zelanda y recursos del Fondo Mundial de Adaptación, gestionados por FUNDECOOPERACION. Como complemento, el MAG apoya con personal técnico y administrativo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here