El presidente de ARU se refirió al proyecto que pretende impedir la producción forestal en las zonas de mayor potencial, al tiempo que cuestionó los beneficios de las industrias forestales.

Consultada su opinión sobre el proyecto de ley con media sanción en Diputados, que plantea impedir la producción forestal en las zonas de mayor potencial del país, el presidente de la Asociación Rural del Uruguay (ARU), Dr. Gonzalo Valdés, respondió que “no admitimos este tipo de leyes que limitan las actividades que se desarrollan sobre un campo”.

A propósito, agregó que “nuestra posición sería la misma si en vez de la forestación se quisiera limitar la agricultura, la lechería o cualquier otro tipo de actividad”.

Valdés dijo que “entendemos que el productor rural es el decisor de cómo aplica sus recursos y cómo desarrolla su actividad, porque es capaz de evaluar los recursos que tiene”, entendiendo que “cada campo en Uruguay es muy variable en tipo de suelos”. 

Sobre los beneficios que tiene el sector forestal y que otros rubros no tienen, Valdés planteó que “una cosa es la propiedad, que no puede ser limitada, salvo un interés nacional que pueden ir hasta la expropiación, y por otro lado está la parte económica y tributaria. Ahí tenemos inquietudes”, reconoció.

“Vemos que la forestación ha sido favorecida, subsidiada o fomentada, con distintos beneficios (…) Vemos que la parte industrial tiene muchos beneficios en zona franca y no conocemos lo que aportan”

“Vemos que la forestación ha sido favorecida, subsidiada o fomentada, con distintos beneficios (…) Vemos que la parte industrial tiene muchos beneficios en zona franca y no conocemos lo que aportan. Estamos abriendo un camino con la Sociedad de Productores Forestales para hacer un estudio sincero de esa recaudación y cómo impacta en toda la cadena, y compararla con los otros sectores. Creo que eso es lo justo”, comentó.

En relación a este punto, Valdés se preguntó “¿Cómo sería el sector ganadero si los frigoríficos estuvieran en zona franca?”.

Durante la entrevista Valdés también se refirió a otros temas como la baja del dólar en Uruguay, y dijo: “esperamos que no sea tomado como una medida para manejar la inflación”.

Más adelante, mencionó la fuerte suba de los precios de los insumos, y explicó que a pesar de los altos precios de los granos los productores uruguayos vendieron la soja a un precio promedio de US$ 400, y que la producción fue muy magra, debido a la sequía, estimada en unos 1.800 kilos por hectárea

Valdés también realizó valoraciones sobre el relacionamiento con las demás gremiales del agro, con el Poder Ejecutivo, las campañas sanitarias, la próxima edición de la Expo Prado y los 150 años de ARU, que se cumplirán el próximo 3 de octubre.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here