El consultor Enrique Erize es ampliamente conocido en Uruguay, a donde llega regularmente a asesorar a numerosas empresas o a generar conferencias previo a la llegada de la pandemia. El pasado jueves 11 expuso en una jornada on line de la empresa Tecnomyl, con el auspicio del agroverdad.com.ar. La siguiente crónica, con la firma del director del referido portal, adelantó lo expuesto por Erize, lo que compartimos.

“Yo veo a la soja, de acá a mayo, junio, julio a más tardar, tocando los 550 dólares o más”, trazó como perspectiva el analista de mercados Enrique Erize, presidente de la Consultora Nóvitas, durante la Jornada On Line que contó con la participación de 700 personas conectadas.

Esa fue su respuesta a “la pregunta del millón” que el propio experto se había planteado para la reunión.

Al mismo tiempo, Erize puntualizó que “el maíz se suma a la tendencia manifestada por la soja y viene peleando el título de vedette”, esto es, también viene con una demanda muy firme.

Esto ha sido reflejado en los informes del USDA, que ha estimado que las compras chinas del cereal pasarán de 7 millones de toneladas en 2020 a 22 millones este año.

Pero a la vez, destacó que Goldman Sachs, el banco de inversión y de valores más grande del mundo, ha calculado que las importaciones de Pekín en realidad llegarán este año a 33 millones de toneladas y en 2023 a 55 millones.

Si esto se cumpliera representaría “un descalabro para el mercado en materia de balance de oferta y demanda”.

LA VORACIDAD CHINA

¿En qué fundamentó esa previsión de precios para la soja? En que “China está generando una explosión de demanda”. “La voracidad china es la que explica la violenta suba de la soja”, principalmente, apuntó.

Chicago se mueve en función de las reservas de mercadería, reparó. Estados Unidos está marchando hacia una situación de stock que serán los menores de su historia, a punto tal que ya se calcula que llegará a septiembre con una reserva para 9 días de molienda, hasta que se logre empalmar con la nueva cosecha norteamericana.

¿Estados Unidos importará soja este año?, indagó Erize. Conjeturó que la molienda estadounidense en principio va a preferir pagar más en su propio mercado.

Por todo lo que se ve, “la soja va a seguir subiendo, siempre con volatibilidad”, como ocurrió el miércoles 10 de febrero en que la oleaginosa perdió 17,55 dólares, porque los fondos tomaron ganancias.

“¿Cómo sigue entonces la historia? Con firmeza y volatilidad”, dictaminó el disertante, porque “los números no cierran”.

Comentó, de paso, que ahora China ha empezado también a importar sorgo, cebada, trigo y –  como se ha dicho- maíz en gran escala.

HAY QUE BAJARSE DE LA CHATA

¿Hay que hacer coberturas, sí o no”, comenzó planteando Erize al llegar al tramo de las conclusiones.

Transmitió la siguiente reflexión: “Lo único que uno no puede hacer en este momento es sentarse en el porche del campo y mirar el horizonte”.

“Hay que bajarse de la chata, sentarse en el escritorio y tomar decisiones”, insistió, apelando a otra figura.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here