Este jueves se vendieron lanares, terneras, terneros y terneras, vaquillonas y vacas de invernada; la actividad concluye este viernes con vientres preñados, entorados y piezas de cría.

Plaza Rural lleva vendidos 15.721 vacunos en dos días, en el marco de su remate 229°, que se desarrolla de forma 100% virtual, y que concluye este viernes con las categorías de vientres preñados, entorados y piezas de cría.

Este jueves se vendieron lanares, terneras, terneros y terneras, vaquillonas y vacas de invernada, y se mantuvo la demanda ágil de la primera jornada, según destacó el consignatario Ignacio Aramburu este jueves en Agronegocios Sarandí.

El director de escritorio Aramburu, comentó que “fue un remate con mucha agilidad, muchas preofertas. Hubo un antes y un después de los remates de noviembre y diciembre, que además de vender alrededor del 70%, era difícil arrancar a vender los lotes. Sin embargo, hoy (por el jueves) se arrancaba a rematar fácil, y algunos lotes se vendían solos, por tantas preofertas que tenían”. 

Recordó un lote de terneros y terneras livianos consignados a su escritorio, que se comenzaron a vender a U$S 2,20 y llegaron a U$S 3,25. Aclaró que eran animales muy livianos, que estaban destetados y sabían comer, pero que el monto por cabeza era poco. Pero destacó el hecho de tener “seis interesados por ese lote”. 

Sobre los precios, Aramburu opinó que fueron buenos, “promedios altos en todas las categorías”. 

Clic sobre la imagen para verla más grande

Comentó que en esta época del año los ganados van cambiando de categoría, y el que no pudo comprar vaca de invernada tal vez pueda comprar alguna pieza de cría este viernes, destetar el ternero y engordar la vaca. 

Analizó que quienes vendieron ganados en diciembre “lo hicieron por necesidad, falta de comida, falta de agua, y el que compró fue el que vendió antes los ganados gordos, reservó los campos e hizo muy buenos negocios”. 

Destacó que “ahora hay pasto, los campos están verdes, han mejorado las praderas, cambió totalmente el panorama, sobre todo en los campos que están con la dotación adecuada, ya los que están muy cargados seguirán pelados y verdes”. 

Recordó que en diciembre la exportación en pie “estuvo trancada, el gordo en baja, faltaban lluvias. Hoy el panorama cambió y el futuro para las carnes es prometedor, porque el problema de la pandemia se irá solucionando y de a poco se consumirá más carne”. 

Sobre las lluvias, comentó que en la zona de Sarandí del Yi, Durazno, en setiembre, octubre y noviembre llovieron 180 milímetros, y en enero y febrero van 260 milímetros. “Hay quienes dicen que llovió tarde, pero creo que no, los campos van a venir”, consideró.

Escuche a Ignacio Aramburu:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here