Actualmente cuenta con 1.831 hectáreas de campos experimentales, 97 funcionarios dedicados a la investigación de ganado ovino y bovino extensivo y semi-intensivo, arroz, pasturas y forrajes, y semillas.

El Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA) celebra los 50 años de su estación experimental ubicada en el departamento de Treinta y Tres. La regional fue fundada el 17 de setiembre de 1970, fruto de un importante proyecto que apuntaba al desarrollo de la Cuenca de la Laguna Merín.

A través del financiamiento de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), múltiples especialistas de diferentes partes del mundo visitaron el país y la zona en ese periodo, recomendando fuertemente la necesidad de contar con una estación experimental para esa región del país.

Actualmente la estación se extiende en 1.831 hectáreas de campos experimentales, con 97 funcionarios dedicados a la investigación de ganado ovino y bovino extensivo y semi-intensivo, arroz, pasturas y forrajes, y semillas.

Los resultados de investigaciones en arroz fueron rápidamente incorporados por el sector, generándose un estrecho vínculo con la Asociación de Cultivadores de Arroz y la Gremial de Molinos Arroceros

Desde sus comienzos y por la zona productiva en la que está ubicada, la regional se dedicó a los estudios en el cultivo del arroz. Los resultados de estas investigaciones fueron rápidamente incorporados por el sector, generándose un estrecho vínculo que se extiende hasta el presente entre la Asociación de Cultivadores de Arroz, la Gremial de Molinos Arroceros y los técnicos de INIA.

A partir de esta sinergia, en 1981 se formalizó el Convenio Arrocero, un hito inédito para el Uruguay de la época, mediante el cual el sector privado accedió a financiar algunas de las investigaciones que el sector público realizaba.

Asimismo, atendiendo a las necesidades del sector agropecuario en cada época, en 1995 la estación experimental de INIA Treinta y Tres instaló su primera plataforma experimental de largo plazo en la unidad de Palo a Pique.

En 1981 se formalizó el Convenio Arrocero, un hito inédito para el Uruguay de la época, mediante el cual el sector privado accedió a financiar algunas de las investigaciones que el sector público realizaba.

El cometido de este proyecto fue contar con una base experimental robusta, representativa de los principales sistemas productivos del país sometidos a manejos agronómicos contrastantes, para evaluar los impactos ambientales, productivos y económicos, para comprender procesos, diseñar sistemas sostenibles y contribuir en políticas públicas. En 2011 se sumaría una segunda plataforma ubicada en la unidad de Paso de la Laguna.

Con el objetivo de intercambiar y fortalecer capacidades con otras entidades para favorecer la competitividad regional, en 2012 la regional olimareña fundó en su propia sede el Campus Interinstitucional de Investigación, Innovación, Enseñanza y Extensión, marcando otro hito en su historia. El campus integra oficinas del Fondo Latinoamericano de Arroz para Riego, el Instituto Plan Agropecuario, el Centro Universitario de la Región Este, el Secretariado Uruguayo de la Lana y el Instituto Nacional de Semillas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here