Permitiría el desarrollo productivo de la agricultura y producción de madera en el noreste de Uruguay, así como recibir diversos productos e incluso turismo desde Brasil.

La reunión entre el presidente uruguayo Luis Lacalle Pou y su par brasileño Jair Bolsonaro, celebrada este miércoles en Brasilia, generó grandes expectativas en materia logística. Ambos mandatarios acordaron diversos aspectos que permitirían habilitar la navegabilidad, sobre todo en la laguna Merín, un gran anhelo para esa región del país.

Uno de los abanderados de este tema en los últimos años fue el empresario Carlos Foderé, director de la empresa agrícola Fadisol, quien fue entrevistado este jueves en Agronegocios Sarandí.

Foderé señaló que el dragado del canal San Gonzalo permitirá unir las lagunas Merín y de los Patos, y así se podrá desarrollar el proyecto de la Terminal Tacuarí, en el que se está trabajando desde hace 13 años. Esta terminal se instaría en la desembocadura del río Tacuarí, “que no requiere ningún tragado y que tiene una amplitud muy grande”, indicó el empresario.

Una oportunidad de bajar costos

El director de Fadisol destacó que esto permitirá potenciar la producción agrícola del noreste de Uruguay, bajando los costos logísticos para el transporte de soja, arroz y también de madera, aprovechando el potencial productivo desea zona. Y que será utilizado también para la importación de insumos, como fertilizantes, bajando costos, y hasta podría desarrollarse como vía de entrada de turistas brasileños.

Admitió que la logística en Uruguay es muy cara, y muchas veces hace inviable a algunas actividades. Consideró que esta obra dinamizaría la producción agrícola en Cerro Largo, Treinta y Tres, parte de Tacuarembó y Rivera.

Recordó que en el siglo pasado ya hubo navegación en la laguna Merín. Señaló que hay una exclusa cerca de la ciudad brasileña de Pelotas, que permite la navegación y que no se mezcle el agua salada de la laguna De los Patos, que es salobre –por su conexión con el océano Atlántico–, con la laguna Merín, que es una de las mayores reservas de agua dulce de Latinoamérica.

Señaló que la obra permitirá llegar a los puertos de Río Grande y Porto Alegre, así como al puerto Estrela, ubicado al norte de Porto Alegre, que tiene conexión con la red de trenes de Brasil.

El empresario uruguayo informó que en el puerto de Río Grande están las terminales de fertilizantes, producto que podrían ingresar a Uruguay por esa vía y bajar costos logísticos. “Todos necesitamos bajar costos”, sostuvo, y agregó que también se podrían importar combustibles.

Características

La Terminal Tacuarí fue pensada como un puerto multipropósito, como punto de carga y descarga, tanto de granos como de otros productos.

La profundidad de la vía sería la misma que utiliza Brasil, de 5 metros. Foderé señaló que el país tiene múltiples exclusas en sus ríos, de 110 metros de largo y 17 metros de ancho, donde se puede navegar con barcos a 3 metros de profundidad.

“En Brasil les dicen barcazas, pero son barcos que cargan 4.000 o 5.000 toneladas de producto, de menos de 110 metros de eslora, 15 metros de ancho y hasta 3 metros de calado”, explicó.

Antecedentes

Foderé también repasó que en las presidencias de José Mujica y Luiz Inácio Lula da Silva se firmó un acuerdo por el cual Brasil se comprometía a hacer este dragado. Afirmó que “hace 10 o 12 años que estaban aprobados los recursos para el dragado, y por distintas razones no se hizo”.

Además, se refirió a los estudios de impacto ambiental, que no establecen reparos en relación a la obra, así como a los cálculos del dragado, que significan una tarea relativamente sencilla, sobre arena y algo de barro. “No son muchos metros cúbicos, y la obra costaría entre U$S 6 y 7 millones”.

Escuche la entrevista completa con Carlos Foderé:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here