El remate se presenta “durísimo” por la baja de precios y colocación parcial de la oferta, admitió el consignatario Juan Brea Saravia en Agronegocios Sarandí.

Plaza Rural lleva vendidos 14.318 vacunos al finalizar la segunda jornada de su remate 227°, que finaliza este viernes con la oferta de lanares, vientres entorados, preñados y piezas de cría.

“Fue un remate durísimo, posiblemente el más duro en muchos años”, admitió el consignatario Juan Brea Saravia, este jueves, en Agronegocios Sarandí.

Agregó que “la baja de precios fue más violenta de lo que todos pensábamos, pero las cosas se fueron alineando para darse de esta manera”. A propósito, se refirió a la mayor oferta de ganados gordo y a las bajas de precios en ese mercado, así como pronósticos de lluvias que no se concretaron. “Le hace muy mal a la gente que se generen expectativas de lluvias y que después no se den”, comentó.

“Se alinearon todos los astros para que este sea un remate realmente dificultoso, y eso se ve reflejado en el porcentaje de ventas que llevamos. Estamos lejos de las colocaciones de 90% o de 88% a los que nos tenía acostumbrados Plaza Rural (hasta este jueves se iba vendiendo el 72% de la oferta). Es un remate bastante duro en cuanto a promedios y a porcentajes de ventas”, reconoció.

Las bajas de precios de las categorías ofrecidas el miércoles, terneros y novillos, permitieron que los vendedores de las categorías de la segunda jornada asumieran esa nueva realidad del mercado. “Nos permitió preparar a los vendedores para que bajen sus pretensiones de precios”, dijo Brea, y eso permitió que los porcentajes de ventas de terneras, terneros y terneras, vaquillonas y vacas de invernada fueran más altos que los de las categorías que se remataron el primer día.

“También hubo muchos vendedores que prefirieron sacar sus lotes de la oferta, que no estaban dispuestos a vender a estos precios”, informó el consignatario.

Escuche a Brea Saravia:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here