En la última jornada del remate de Plaza Rural se observó un mercado más selectivo por las categorías de vientres.

El pestañeo de los precios del ganado gordo, reflejados en la reunión de precios de la Asociación de Consignatarios de Ganado de este lunes, se trasladó a la demanda de reposición, según analizó el consignatario Marcelo Birriel, director del escritorio Néstor Birriel Cal, al finalizar el remate de Plaza Rural, este martes.

El empresario admitió que hubo mayor cautela y un mercado más selectivo para las categorías de vaquillonas, vientres preñados y piezas de cría.

“Hubo buena colocación de las vaquillonas, pero con un mercado normal, colocándose todo y bien, pero no hubo la avidez y fluidez de los días anteriores. La demanda estuvo más cautelosa”, comentó en Agronegocios Sarandí.

Clic sobre la imagen para verla a pantalla completa

“Fueron cuatro jornadas de remate, comenzamos con un mercado muy ávido por terneros, novillos, vacas de invernada y terneras. Se destacó Plaza Angus, con lotes muy destacados en todo el país, sobre todo por su calidad”, destacó.

Birriel también valoró que “hubo lluvias en las distintas zonas del país, en el Este veníamos padeciendo un déficit hídrico bastante importante, que se ha revertido gracias a Dios”.

Sobre la comercialización de los vientres preñados, comentó que “el mercado estuvo más selectivo, sobre todo cuando se ofrecían los vientres más comerciales y con pretensión de precios de los vendedores”.

En cuanto a las piezas de cría, dijo que “arrancó bien el mercado, con destaque de precios para rodeos que no son fáciles de conseguir en el país, rodeos nuevos, entorados nuevamente, por los que hubo valores muy importantes, y después el mercado se mantuvo entre U$S 350 y U$S 400. Un mercado normal para la época”.

Escuche a Marcelo Birriel:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here