Más de 5.000 tractores y maquinarias se concentraron en la capital europea para advertir sobre los perjuicios de estas medidas.

Más de 5.000 tractores y maquinaria agrícola se concentraron en Berlín para protestar por la prohibición de agroquímicos como el glifosato, medida que ocasionaría importantes perjuicios a la producción, según los productores.

“Si el agricultor está arruinado, su comida será importada”, advierten varios carteles que se exhiben en la protesta por el paquete de leyes vinculadas con la producción agrícola, que apuntan a la protección del medio ambiente.

Se propone, entre otras medidas, limitar el uso de fertilizantes, y la prohibición del glifosato en áreas protegidas.

El trasfondo de la sanción de las leyes es la protección del agua potable, del medio ambiente y de la fauna, ya que consideran a la agricultura como la principal causante de la extinción de especies.

La ministra de Medio Ambiente y Agricultura alemana, Svenja Schulze, afirmó que “también es del interés de los agricultores que a futuro tengan agua limpia y agentes polinizadores”.

Sin embargo, los agricultores sostienen que la rigidez de la nueva normativa va en detrimento de su trabajo, perjudicando directamente y poniendo en duda el futuro de su producción “no nos estamos manifestando en contra de las regulaciones ambientales, sino que exigimos una política sostenible y un trato justo para que nuestros hijos tengan la oportunidad de liderar los establecimientos rurales”, sostiene el comunicado de los agricultores.

La resistencia ante las leyes impulsó a más de 5.000 agricultores alemanes a salir del campo e ir a protestar a las grandes ciudades, inicialmente en Hamburgo y luego en Berlín, ocupando las calles con tractores para visibilizar la situación. Los reclamos también se replican en Holanda, país en el que la situación se asimila.

Un manifestante comentó al diario alemán Berliner Zeitung que “la burocracia dificulta cada vez más su trabajo (…) tengo que dedicar casi 35 horas semanales a la redacción de informes, del estado de las plantas, de su fertilización y demás. Cuantas más regulaciones, más tiempo tenemos que pasar detrás del escritorio en lugar de ocuparnos de los cultivos, y atender a los animales”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here