El INIA, a través de la unidad Gras, emite informes que incluyen pronósticos y una guía para que los ganados lecheros y de carne toleren mejor las altas temperaturas.

La unidad Gras del Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA) realiza previsiones de altas temperaturas, advirtiendo sobre el estrés calórico en los ganados lecheros y de carne, y emite una serie de recomendaciones de manejo para que los animales toleren mejor estas situaciones.

Las condiciones predisponentes al estrés calórico en bovinos de carne y leche pueden preverse a través de la herramienta llamada Índice de Temperatura y Humedad (ITH).

Este índice, que permite caracterizar el ambiente y relacionarlo con la respuesta biológica del ganado, es el más utilizado a nivel mundial.

Disponer del ITH, con siete días de anticipación, permitirá a productores y técnicos tomar las medidas necesarias para minimizar los efectos del estrés por calor y evitar pérdidas en bienestar y producción animal.

Uruguay no se encuentra en una zona donde el estrés térmico para bovinos se dé en forma sostenida y peligrosa, pero resultados de investigación de INIA han demostrado importantes pérdidas, debido a los cambios fisiológicos y metabólicos en los animales, por no disponer de mecanismos de mitigación.

Por ejemplo, vacas lecheras de alta producción, con acceso a sombra, durante el verano, produjeron en promedio cinco litros más de leche corregida por sólidos que vacas que no tuvieron acceso; en ganado de carne, animales en fase de terminación a corral con acceso a sombra respecto a la permanencia al sol tuvieron una mejora en la ganancia media diaria de un 15%, y en la eficiencia de conversión, de un 7%, mientras que en pastoreo hubo un incremento de 14% en la ganancia media diaria de peso.

Previsión ITH para la lechería

Interpretación del Índice para el riesgo de estrés calórico:

Menor a 68: condiciones sin riesgo

Entre 69 y 71: condiciones de alerta

Entre 72 y 79: condiciones de peligro;

Mayor a 80: condiciones de emergencia.

Medidas de manejo recomendadas:

– Proveer a los animales de sombra (idealmente 4,5 metros cuadrados por animal). En caso de no tener sombra permanente en el corral de espera, colocar una sombra provisoria.

– Asegurar el acceso a agua limpia, fresca y en cantidad adecuada según el número de animales. Es importante que los bebederos sean de rápida recarga, para asegurar que el agua esté fresca.

– Si se cuenta con aspersores y ventiladores, utilizarlos. En caso de no contar con ellos, se puede mojar a los animales con una manguera de baja presión en el corral de espera. Es importante evitar que el agua alcance la ubre (en la medida de lo posible).

– Es importante no amontonar animales. Se recomienda dividir el lote para evitar que estén mucho tiempo apretados en el corral de espera.

– Evitar prácticas que impliquen movimiento y encierro de animales, como pesadas o dosificaciones, en las horas de mayor temperatura.

– Observar a los animales para detectar precozmente signos de estrés calórico (disminución del tiempo de rumia y descanso, menor consumo de materia seca, disminuciones de la leche, aumento de la frecuencia respiratoria, jadeo y babeo, disnea, decúbito por tiempo prolongado).

– Prestar especial atención a las categorías más susceptibles (vacas en lactancia temprana, animales con patologías preexistentes, vacas con alta producción, vacas con baja condición corporal), ya que podrían ocurrir muertes en casos de olas de calor.

– Ante la ocurrencia de casos clínicos, evaluar los niveles de ergoalcaloides (micotoxinas) en la dieta ofrecida, que pueden exacerbar los cuadros de estrés por calor. Las dietas de mayor riesgo son aquellas con granos de cereales (trigo, cebada, centeno) y pasturas de festuca o raigrás infectadas con hongos endófitos.

Previsión ITH para ganado de carne

Medidas de manejo recomendadas:

– Disponer acceso ad libitum a agua fresca y de buena calidad en los bebederos; duplicar el ofrecido de frente de bebedero para que los animales tengan mejor acceso al agua. De ser posible, 7 centímetros de frente por bebedero.

– Evitar el movimiento del ganado en las horas de mayor calor o hacerlo en las horas más frescas del día.

– Asegurar la provisión de sombras naturales o artificiales (techos, cobertizos, mediasombra). Para sistemas de engorde a corral, se recomienda que la sombra tenga 4 metros de altura, 4 metros cuadrados por animal y una inclinación de 15 grados para que no se acumule agua.

– Aspersión: en condiciones de corrales con buen piso es una solución, pero la cantidad de agua y la producción de barro pueden ser factores limitantes.

– Alimentación: cambiar el horario de la entrega de ración para que no coincida la digestión con los horarios de mayor ITH. Se recomienda suministrar algunas horas después (entre dos y cuatro horas) de la temperatura máxima del día. También es importante, siempre que posible, cambiar la densidad energética de la dieta, disminuyéndola.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here