El presidente de la institución, Dr. Eduardo Ottonelli, repasó cuáles son las principales dificultades que enfrenta Uruguay en materia de salud animal en ganadería.

En entrevista con Agronegocios Sarandí, el Dr. Eduardo Ottonelli, presidente de la Cámara de Especialidades Veterinarias (CEV) y director del laboratorio Virbac-Santa Elena, repasó cuáles son las principales dificultades que enfrenta Uruguay en materia de salud animal en ganadería.

Señaló que la garrapata “es un problema que está presente en prácticamente todo el país. Hay que seguir trabajando, haciendo los tratamientos generacionales desde la primavera, haciendo un buen uso de los distintos principios activos disponibles, no usar siempre el mismo sino ir cambiando, para tener esa parasitosis controlada”.

Sobre la campaña de brucelosis dijo que “ha sido importante en el país. Hubo mejoras relevantes, y se ha ampliado la cobertura de vacunación, pero es una enfermedad de difícil control, y que tiene un impacto muy grande desde el punto de vista reproductivo. E incluso al productor le genera una serie de complicaciones y un costo económico muy importante”.

Agregó que “también hay un costo importante para las demás parasitosis, como las parasitosis internas, con las pérdidas económicas que producen”, y destacó que “en el mercado hay excelentes productos” para combatirlas.

“La garrapata es un problema en prácticamente todo el país. Hay que seguir haciendo los tratamientos generacionales desde la primavera, haciendo un buen uso de los distintos principios activos, no usar siempre el mismo sino ir cambiando, para tener esa parasitosis controlada”

Por otra parte, se refirió a los problemas reproductivos, “donde el país se juega muchísimo, para aumentar la producción de terneros. Se ha trabajado mucho, hay muchas tecnologías disponibles, muchas están vinculadas con el manejo y las herramientas como el destete precoz o temporario. Pero también están las tecnologías que tienen que ver con las enfermedades infecciosas, que afectan a la reproducción”.

Subrayó que “está demostrado que tenemos productos muy buenos para controlar esas enfermedades y aumentar la preñez de los terneros, un área muy importante para el mercado veterinario”.

Destacó que “otra herramienta que también es muy fuerte para aumentar la producción de terneros son los tratamientos que acompañan la inseminación artificial. La herramienta de inseminación a tiempo fijo es un pack de productos que logra un impacto muy grande en aumentar la eficiencia reproductiva, en la mejora genética del ganado y en la obtención de terneros muy parejos”.

Suspensión del Estradiol

Sobre este último punto, Ottonelli fue consultado sobre la suspensión del producto Estradiol, del 1º de enero hasta el 30 de setiembre de 2021. Se trata de una hormona que permite sincronizar el celo de las vacas al momento de realizar la inseminación a tiempo fijo.

El ejecutivo respondió que “desde la CEV nos ha preocupado el tema, creemos que se podrá solucionar para volver a usarlo”.

Analizó que “es la UE que presiona para que no se utilice”, y consideró que “no tiene fundamento científico el no usarlo, porque es una hormona totalmente natural. Lo que se le aplica es equivalente a lo que produce una vaca en celo, y lo que hace es ayudar a que ciclen las vacas que están en anestro”.

“No hay que olvidar que Europa ha frenado sus producciones, porque son subsidiadas. Si dejan a los productores aumentar sus producciones tienen que aumentar los subsidios. Eso es lo que está atrás”

“Confiamos en que las vacas a las que se les aplique Estradiol no vayan al mercado europeo. Es algo totalmente posible, hay que buscar el camino. La trazabilidad fantástica que tiene Uruguay, que tanto nos enorgullece, una de las cosas para las que tiene que servir es para el uso seguro de los productos veterinarios, haciendo una trazabilidad de los productos que son usados en cada uno de los animales, para poder decidir si el destino del mercado lo acepta”, planteó.

Consultado sobre la posibilidad de utilizar otros productos como sustituto del Estradiol, Ottonelli respondió que estos “son mucho más caros”, y “también son hormonas”.

Insistió en que detrás de la prohibición “hay otras razones”. Dijo que “no hay que olvidar que Europa ha frenado sus producciones, porque son subsidiadas. Si dejan a los productores aumentar sus producciones tienen que aumentar los subsidios. Eso es lo que está atrás”.

Sostuvo que Uruguay, como país productor y exportador de carne tiene que “aprender a manejar esas cosas. Por suerte el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP) es consciente de que se precisan estos productos y va a implementar los mecanismos para solucionarlo”.

Receta profesional

Consultado sobre la exigencia de receta profesional para la venta de ciertos productos veterinarios de mayor riesgo, tal como ocurre con los medicamentos para la especie humana y más recientemente con productos agroquímicos para la producción vegetal, Ottonelli respondió que “se está usando en algunos segmentos, y en algunos aspectos toma más importancia. Es muy relevante en el caso de los antibióticos, por ejemplo”.

Señaló que “no solo se va a implementar la receta, sino la trazabilidad del uso, porque la resistencia de los antimicrobianos es un problema de la salud, sobre todo a nivel humano. Si bien a nivel veterinario tienen una importancia relativa, es un tema muy relevante para analizar”.

Por lo tanto, sostuvo que el seguimiento de los productos en varios segmentos, y que sean recetados por los veterinarios, “es algo que se está avanzando, y el MGAP tiene herramientas para ir controlando”.

Compartimos la entrevista completa:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here