El gerente de la división Agrícola de Interagrovial, Ing. Agr. Alvaro Venturini, analizó el momento que atraviesan los diferentes rubros productivos y cómo se reflejan en los negocios de tecnología agrícola.

“Siempre hay un ciclo de renovación de equipos, pero estamos muy lejos de lo que necesitaría Uruguay”, admitió el Ing. Agr. Alvaro Venturini, gerente de la división Agrícola de Interagrovial, empresa que representa a la marca John Deere en el país.

El ejecutivo recordó que “en 2014, cuando cayeron los precios y el área de la agricultura de secano y el arroz, hubo una estabilización. Desde hace cinco años las máquinas siguen trabajando, están entradas en horas, sin una renovación adecuada al área”.

Agregó que “no hemos tenido una venta de equipamiento agrícola que nos permita decir que ahora estamos con un parque renovado, tecnológicamente alto, como quisiera la mayoría de los clientes”.

“no hemos tenido una venta de equipamiento agrícola que nos permita decir que ahora estamos con un parque renovado, tecnológicamente alto, como quisiera la mayoría de los clientes”

Reconoció que “hay mucho equipamiento que ha quedado ocioso, pero también está entrado en años, y eso genera dificultades, porque requieren reparaciones y mantenimiento, que son más onerosos de lo que quisiera un cliente”.

Venturini señaló que se da “una renovación lógica”, y se ha notado “una leve mejoría con respecto al año pasado, pero es muy leve”.

Al respecto, señaló que en el primer semestre de 2020 el mercado de tractores tuvo un incremento de 11,5% en ventas de unidades frente al mismo período de 2019. “No es un número que llame la atención”, consideró el gerente.

“Hay mucho equipamiento que ha quedado ocioso, pero también está entrado en años, y eso genera dificultades, porque requieren reparaciones y mantenimiento, que son más onerosos de lo que quisiera un cliente”

Analizó que “esto es producto de la ganadería, alguna renovación de tambos, algún rubro menor que se ha despertado, como la granja. Pero son unidades de baja potencia. Tal vez los cambios políticos también ayudaron”.

Pero agregó que en la agricultura extensiva, “no se observa un gran crecimiento”, debido a los “márgenes, precios internacionales, costos, poca rentabilidad y clima han afectado”.

También señaló que luego llegó el coronavirus, “que generó incertidumbres, pero por suerte pudimos seguir vendiendo, mes a mes, con la nueva normalidad, y los clientes se están adaptando a eso”.

Venturini también se refirió a la propuesta financiera del Fideicomiso Interagrovial I y a la Ferial del Repuesto Original John Deere, que está en marcha, entre otros temas. Escuche la entrevista completa:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here