El consultor Diego de la Puente, director de Nóvitas, analizó el contexto alcista en el mercado de commodities agrícolas.

Son tres los factores que explican la disparada de los precios de los granos, según explicó el consultor argentino Diego de la Puente, en entrevista con Agronegocios Sarandí.

El ingreso de los fondos de inversión al mercado de futuros de commodities agrícolas, como refugio de capitales cuando se presenta “la crisis económica más importante de la historia”, según De la Puente, es uno de esas tres razones que influyeron en la disparada de precios.

A este factor se suman la extraordinaria demanda china, que compra mucho y todo, y en tercer lugar el clima, que afecta las cosechas en el hemisferio norte y son adversos para el comienzo de las siembras en el sur.

“Había fundamentos positivos para la soja, pero el contexto de guerra comercial entre China y Estados Unidos, el Covid-19 y la crisis del petróleo no ayudaba mucho”, recordó el analista.

Sostuvo que la actual crisis económica es más importante que la de 1929, pero destacó que “lo interesante es que estamos en un sector que está lejos de estar viviendo la peor crisis económica de la historia, sino todo lo contrario. El precio de los granos recuperó niveles que no tenía desde hace varios años, y hay más preocupación por el clima que por la crisis económica”.

Fondos de inversión

Así como ocurrió en la crisis de 2008, los grandes fondos de inversión ingresaron al mercado de commodities agrícolas. Se trata de fondos que manejan grandes presupuestos, de naciones, fondos de pensión, los dineros de grandes ahorristas del mundo y que generan un gran impacto en el mercado con su demanda.

“Con la gran emisión monetaria que hay en Estados Unidos, al tener esta economía y tasas de interés que están en cero, se empieza a ver la posibilidad de que los commodities se abaratan en dólares, sobre todo para los que compran en otra moneda que ahora está más cara”, explicó el consultor.

“Con muchos dólares en la vuelta y con una tasa de interés muy baja, cuando la economía se recupera empieza a generar inflación y los commodities son un refugio natural de hiperinflación y se ve este tipo de situaciones”, dijo.

“Esta es una demanda especulativa. Hoy está y mañana puede irse. Si mañana la tasa de interés empieza a subir, el dólar sube, estos fondos se van a ir. Es algo que hay que tener en cuenta”

El director de Nóvitas comentó que “los precios suben y pensamos que en algún momento el mercado va a aflojar, y no afloja. Pensamos que mañana habrá una toma de ganancias, que la suba se tomará un respiro, pero eso no sucede”.

El analista recordó que “Estados Unidos también emitió una enorme cantidad de dólares en 2008, para poder sostener la situación económica de estos enormes fondos de inversión, y pasó lo mismo, la tasa de interés fue a cero”.

Comentó que “así como cuando se contraían los precios los vendedores se preocupaban, hoy los que se preocupan son los que compran, porque ven que el mercado no afloja”.

Pero advirtió que “esta es una demanda especulativa. Hoy está y mañana puede irse. Si mañana la tasa de interés empieza a subir, el dólar sube y estos fondos se van a ir. Es algo que hay que tener en cuenta”.

Demanda china

De la Puente dijo que el segundo factor que influye en el mercado es la demanda china, que “es especulativa” y que “sorprende”, porque China está comprando “absolutamente todo”.

“No solo compra soja, como antes, sino que también compra soja, maíz, trigo, sorgo, aceite de girasol. En Argentina hoy el sorgo vale U$S 200 por tonelada y el maíz U$S 160 o U$S 170. Es muy raro que el sorgo valga más que el maíz, y lo que ocurre es que a estas fechas China compró 10 veces más sorgo este año del que había comprado a igual fecha del año pasado. La pregunta es si China está comprando para hacer stock o si lo hace por necesidad”, planteó.

Señaló que el caso del maíz es “bastante emblemático”. Recordó que China debió sacrificar 40% de su stock de cerdos por la gripe porcina africana, a lo que se sumó la prohibición del consumo de animales exóticos y salvajes, que era de U$S 30.000 millones, por el Covid-19, están siendo sustituidos con la importación de alimentos.

“La demanda china es algo que está ahí, que es muy buena, pero es de tanta voracidad que cuesta creer que sea real o durable”

También informó que el principal exportador mundial de soja, que es Brasil, tiene más del 50% de la soja de la campaña 2020/21 vendida, mientras que a esta altura del año pasado había vendido el 20%, y lo mismo ocurre en Estados Unidos.

“Los stocks están bajando, con una demanda china que es muy intensa, que está comprando todo. La gran pregunta es si esta demanda es genuina, porque realmente el consumo está creciendo, o si China está discutiendo el liderazgo mundial con Estados Unidos y peleando con Estados Unidos, pero también se está peleando con Taiwan, con Hong Kong, con Australia, con la India”, comentó.

Agregó que “lo que puede estar ocurriendo es que estén haciendo stock, y cuando tengan determinado stock asegurado paren de comprar. La demanda china es algo que está ahí, que es muy buena, pero es de tanta voracidad que cuesta creer que sea real o durable”.

El clima

La tercera variable que explica el aumento de precios de los granos es el clima. Los cultivos de verano están en sus instancias finales en el hemisferio norte, mientras que comienzan su partido en el hemisferio sur.

“La producción en Estados Unidos fue buena pero no espectacular. Se están atrasando las siembras en Brasil, en Paraguay, hay situaciones en Argentina, como el Noreste, algunas zonas de Córdoba y de Santiago del Estero que están muy comprometidas. En Paraguay hay muchos campos que se están incendiando por la sequía, están muy atrasados en las siembras de soja. Todo esto va configurando un escenario que hace que los precios estén donde están”, sostuvo De la Puente.

“Quizás no nos estemos dado cuenta de que estamos viviendo la peor crisis económica de la historia (…) nos podemos llegar a confundir y ver una realidad que no es la que está viendo todo el mundo”

La suba del trigo “es tal vez sea el que tiene menos argumentos para subir, más allá de la falta de lluvias en Rusia para las siembras, pero en una crisis como esta es algo que no puede faltar, porque es barato y es alimento”.

Dijo que el empresario agropecuario debe de tener muy claro el contexto, “porque quizás no nos estemos dado cuenta de que estamos viviendo la peor crisis económica de la historia. Si estamos en Uruguay, o en el litoral argentino, o en la zona costera argentina que quizás reciba un poco más de lluvia, nos podemos llegar a confundir y ver una realidad que no es la que está viendo todo el mundo”.

En este contexto, insistió en la recomendación de “tomar decisiones, siendo muy flexibles, aprovechando los precios, tratando de capturar o mejorar nuestra rentabilidad, en la medida de que el mercado siga subiendo, pero no dejar de sumar posicionamientos a nuestro negocio productivo”.

Foto: Jim Young/Bloomberg

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here