Se trata de la primera reunión del Comité Intergubernamental de Negociación sobre Contaminación por Plásticos, donde el presidente Lacalle Pou destacó el bono único ambiental emitido por Uruguay y la coordinación entre ministerios para promover una visión de economía sustentable.

El presidente de la República, Luis Lacalle Pou; el ministro de Ambiente, Adrián Peña; la directora ejecutiva del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, Inger Andersen; y delegados de 193 países presenciaron la apertura de la primera reunión del Comité Intergubernamental de Negociación sobre Contaminación por Plásticos, que se realizó este lunes 28 en Punta del Este. El encuentro es el primero de cinco que se efectuarán en un período de dos años.

El objetivo del encuentro, que finaliza el 2 de diciembre, es elaborar un instrumento internacional jurídicamente vinculante sobre contaminación plástica, incluido el medio marino. Se realiza en Uruguay en reconocimiento a las políticas empleadas en la materia desde una perspectiva general y en plásticos de forma particular.

En su oratoria de apertura, Lacalle Pou abordó tres conceptos que entendió claves para el Gobierno: conocimiento, responsabilidad y optimismo.

En relación con el primer punto, indicó que se vive en una generación con acceso a la información, lo que posibilita que todos los ciudadanos conozcan lo que se hace correctamente, lo que se hace mal y lo que deja huellas futuras. “Ni un gobernante puede decir que no sabe de las acciones que está tomando”, advirtió.

Consideró, con respecto al segundo tema, que se tiende a maximizar el compromiso de las grandes potencias o empresas multilaterales. “Es un momento importante, en base al conocimiento, como para que cada uno asuma la responsabilidad”, aseguró.

Sostuvo que Uruguay acompaña las obligaciones que se abordan en la reunión, y que deben trabajar con los mismos intereses la sociedad civil, los productores, la industria y el Gobierno, que se debe caracterizar no solo por penar y castigar, sino también por promover buenos usos y costumbres.

Acerca del tercer punto, admitió que cuando un gobernante habla frente a las personas debe fundamentar el optimismo. Asimismo, recordó que escuchó discursos en las Naciones Unidas que proponían unir la economía con el ambiente, para eliminar la “falsa contradicción” que impide avanzar en las soluciones. En ese sentido, mencionó el bono único ambiental emitido por Uruguay, cuyas metas son exigentes. “Que se nos castigue si no cumplimos o que se nos premie pagando menos intereses si cumplimos”, instó.

Ante la masiva concurrencia internacional, valoró que en la actualidad los ministros de Ambiente, Ganadería, Industria, Relaciones Exteriores y Economía interactúen y coordinen acciones, como claro ejemplo del vínculo entre los temas ambientales y los económicos.

“En esas tensiones naturales, cuando se llega a un punto de equilibrio, es donde me baso en el optimismo”, aseveró Lacalle Pou, y añadió que el concepto Uruguay Natural demuestra cómo se entiende y es visto nuestro país en el mundo.

Cambios ambientales profundos

Peña remarcó, en su intervención, que se experimentaron cambios ambientales profundos, caracterizados por una sólida base técnica y la continuidad de políticas en áreas de energías renovables, cambio climático, la gestión de los residuos y la producción sostenible.

Señaló que Uruguay dispone de una matriz eléctrica constituida en un 98% por energías renovables y autóctonas, que se apresta a realizar la segunda conversión, con el hidrógeno verde, y que también produce alimentos confiables.

“La transformación es cultural. La experiencia acumulada a través de otros acuerdos ambientales internacionales hace pensar que este camino que iniciamos es el correcto”, consideró.

 

Fuente: Presidencia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here