El delegado de ARU en la junta directiva del INAC analizó el contexto internacional para las carnes uruguayas.

“Es un mundo que, pasada la pandemia, seguramente se tornará mucho más proteccionista”, dijo el Ing. Agr. Ricardo Reilly Arrarte, delegado de la Asociación Rural del Uruguay (ARU) en la junta directiva del Instituto Nacional de Carnes (INAC), durante una entrevista con Agronegocios Sarandí.

El productor consideró que “hay mucho para avanzar y mejorar en la inserción internacional, superando barreras arancelarias y paraancelarias, porque cada día que pasa aparece una nueva, y es un tema de discusión complejo. Lo vemos con el tema del estradiol, por mencionar uno”.

Comentó que el acuerdo comercial entre el Mercosur y la Unión Europea, “que parecía que venía bastante bien, en un mundo mucho más proteccionista, donde aparecen más cosas para trabar el comercio, Europa se está agarrando de un montón de aspectos que nada tienen que ver con la producción de carnes, sino de distintas chicanas que se le están poniendo a lo que los productores europeos ante el temor de una probable invasión de ese mercado con carne importada”.

Pero destacó que “Uruguay tiene todo. En un contexto desafiante, tiene disponibilidad de colocación, stock faenable en el corto y mediano plazo”. Además, destacó que tiene herramientas para enfrentar las críticas que se le hacen a la producción de carne a nivel internacional.

“La producción de carne en Uruguay no solo es carbono neutro, sino que protege la biodiversidad, tiene un sistema de trazabilidad integrado, un sistema de protección de la erosión de los suelos. Son distintas herramientas para seguir en un mundo que busca formas de trabar el comercio y lograr un fuerte posicionamiento de la marca a nivel internacional”, remarcó.

China

En las primeras semanas de 2021, hasta el 20 de marzo, las exportaciones cárnicas de Uruguay a China crecieron 46% en volumen y 54,4% en dólares.

Reilly remarcó que se trata de “un dato muy alentador e interesante”, pero recordó que la situación a inicios del año pasado era muy distinta, sobre todo en China.

Analizó que el país asiático está moviendo la demanda internacional de carnes, por diversas razones, como el control de la pandemia. Mencionó los controles de Covid-19 en los alimentos, los que son muy exhaustivos.

“Es el país que está teniendo el efecto rebote más fuerte, una recuperación muy grande, sumada también a que los datos respecto a la recomposición de stock de cerdo no están siendo los que se esperaban para esta fecha”, planteó.

Europa

Reilly reconoció que hay grandes dificultades en el mercado europeo, que si bien no es de mucho volumen, es donde los exportadores hacen la diferencia con los cortes de alta calidad.

“Varios países de Europa están volviendo a un confinamiento muy estricto por esta segunda ola, y nadie sabe muy bien cómo va a terminar. Ya se pensaba que para este verano europeo el tema estaría bastante solucionado, sin embargo, hay países que están volviendo a un confinamiento bastante estricto, y todo esto repercute en la movilidad y el consumo”, dijo.

De todos modos, destacó que “las cadenas agroindustriales no se frenaron porque el mundo se siguió alimentando”, y a propósito, señaló el desarrollo de canales de comercio electrónico y entregas a domicilio.

Precio y perspectivas

El representante de ARU destacó que a pesar de las dificultades la demanda se mantiene, y eso hace que el mercado de exportación de carnes esté con “valores interesantes”.

“China es el epicentro de la demanda y la dinámica en el comercio internacional. Están todos los ojos puestos en lo que puede hacer o dejar de hacer ese mercado. Eso lo vemos en faenas que son altas, de más de 50.000 cabezas en las últimas semanas. Eso muestra una dinámica interesante, buenas perspectivas y bastantes cosas para pensar en positivo como complejo cárnico, ordenarnos a nivel interno y aprovechar un momento de al menos dos años, que es lo que marcan otros analistas internacionales, para los commodities en general”, planteó.

También dijo que hay que ver la evolución de los granos, que tiene efectos en una ganadería más intensiva.

Desarrollo de mercados

“INAC tiene una fuerte apuesta” destacó Reilly, en referencia al plan quinquenal de la institución, donde plantea distintas herramientas ligadas al desarrollo y la inserción, básicamente en el Sudeste Asiático.

“Hay distintas ramas, y una clara apuesta del INAC al posicionamiento de la carne uruguaya en el mundo, a la defensa del consumo de carne a nivel interno y externo. Hay un trabajo muy fino por hacer, donde entran herramientas de promoción, además de las clásicas ferias. Se está promocionando en distintas plataformas, que pueden ser hasta más económicas y de mayor retorno”, sostuvo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here