De todos modos, el delegado de ARU en INAC consideró que en el corto plazo la situación debería reacomodarse, aunque probablemente a otros precios.

“Así como la peste porcina aceleró la demanda de carne por parte de China, el coronavirus la frenó (…) Pero China sigue demandante, no es que se hayan cortado los negocios”, dijo en entrevista con Agronegocios Sarandí el delegado de la Asociación Rural del Uruguay en la junta directiva del Instituto Nacional de Carnes (INAC), Ing. Agr. Ricardo Reilly.

El productor consideró que “en el corto plazo tiene que reacomodarse esta situación, para volver a la normalidad, aunque probablemente a otros precios”.

Por otra parte, planteó que los datos de volúmenes y precios de exportación que maneja el INAC probablemente no están reflejando la realidad de los negocios, porque en la información estadística publicada en la web figuran datos de negocios que fueron disueltos o que se renegociaron.

“Uno no tiene claro cuáles de estos negocios corresponden a una primera instancia de negociación o son producto de una renegociación”, dijo.

También admitió que “es lógico que esta situación genere un estrés financiero en las industrias exportadoras”.

“Imagino que alguna planta probablemente esté generando algún corrimiento en el pago, lo que probablemente le dé un poco de aire, pero no tenemos conocimiento de la situación crítica en alguna empresa a raíz de los problemas en China, más allá de las que ya venían con problemas financieros desde antes de estos acontecimientos”, señaló.

Escuche la entrevista completa:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here