La investigadora de INIA repasó su trayectoria y la evolución del sector criador, además de la adopción tecnológica y otros factores que influyen en la producción de terneros, en esta entrevista con Agronegocios Sarandí.

Nuestra gran preocupación fue siempre aumentar la tasa de preñez y de eficiencia en los sistemas criadores”, dijo en entrevista con Agronegocios Sarandí la Ing. Agr. Graciela Quintans, investigadora principal del Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA), en temas vinculados con la cría ganadera. 

En esta entrevista con Agronegocios Sarandí, repasó su trayectoria profesional en la investigación, así como la evolución del rubro criador en los últimos años en Uruguay, enfocándose específicamente en los datos del 18° Taller de evaluación de diagnósticos de gestación vacuna, realizado hace algunas semanas en INIA Treinta y Tres. 

El taller

Quintans recordó que el Taller de evaluación de diagnósticos de gestación vacuna “nació como un sueño, en 2002, porque una de las inquietudes era que la producción de terneros de Uruguay era difícil de estimar”. 

“Nuestra gran preocupación fue siempre aumentar la tasa de preñez y de eficiencia en los sistemas criadores, pero no teníamos ese dato. Se lo plantee al Ing. Agr. Daniel de Mattos, director del programa en ese momento, y dijo que siguiera adelante”, señaló. 

En aquel momento se contactó con dos o tres veterinarios que conocía, y ellos se contactaron con otros, y así se armó el primer equipo. “Desde ahí lo construimos y ya cumplió 18 años”, destacó.

Muestra representativa

La investigadora considera que la muestra de datos que se consideran en dicho taller es representativa del sector criador a nivel nacional, y permite hacer una proyección segura a nivel de todo el país. 

Informó que se realizó un trabajo con la Dirección de Estadísticas Agropecuarias (DIEA), para evaluar si esta muestra era representativa. “Fuimos a predios donde no se hacía diagnósticos de gestación y los hicimos, y vimos que las tasas de preñez eran muy similares”, comentó. 

Indicó además que la última Encuesta Ganadera marca que a aproximadamente 70% de las vacas se les hace diagnósticos de gestación.

Sí admitió que “hay diferencias entre los predios o empresas que están gestionadas y las que solo contratan al veterinario para hacer diagnóstico de gestación. Eso se puede ver en el taller, porque ese promedio que se genera con mínimos y máximos, las mínimas tasas están en el orden de 30% y 40% en algunos lugares, son productores que tienen mucho para crecer”.

Para Quintans, la tasa de preñez “es un elemento más de la eficiencia del sistema. Tenemos la carga, el peso de los terneros al destete. Porque no es comparable un sistema con praderas que un campo de basalto superficial que no tiene mejoramientos”. 

En las conclusiones del 18° Taller de diagnósticos de gestación vacuna se dijo que “a lo mejor aumentando algunos puntos en la tasa de preñez, y sobre todo disminuyendo algunos puntos en las pérdidas que se están registrando entre preñez y destete, podemos estabilizarnos en el tiempo”.

En los 18 años de análisis de datos, el promedio máximo fue 81,5% de preñez en 2013, y el mínimo fue el ejercicio 2008/09, con la sequía, cuando se llegó a 59%. 

“Tener una tasa de preñez estable, y disminuir la mortalidad de terneros sería muy bueno”, planteó la integrante de INIA.

Preñeces del ejercicio 2019/20

Quintans admitió que se esperaba un menor porcentaje de preñez que en el ejercicio anterior, porque “generalmente el clima pega mucho, tuvimos una sequía, pero las vacas estuvieron en buen estado corporal”. 

Pero dijo que “hay que recordar cómo fue el año. Entramos bastante bien al parto, pero octubre fue el mes más lluvioso históricamente, los campos se lavaron, cuando las vacas estaban recién paridas y se tenían que acomodar, y luego se implantó la seca en la mitad del país”.

 Agregó que “los celos se atrasaron, los anestros se alargaron…, todo se atrasó un mes y un mes y medio. Lo que se tenía que inseminar en noviembre se empezó en diciembre, lo que se tenía que empezar a servir y a entrar en celo en diciembre se empezó en enero. Creo que 75% de preñez es un dato adecuado para la situación”. 

Destacó que “los productores hicieron muchas cosas para lograr estos porcentajes. Hubo muchísimos productores afectados por la sequía, en el Este de Uruguay se tomaron recaudos a tiempo, se sacaron animales de los predios, bajaron las cargas, hicieron diagnósticos de actividad ovárica”.

Tecnologías

La investigadora señaló que recorre todo el país y ve que se están adoptando muchas tecnologías. Puso el ejemplo del diagnóstico de actividad ovárica, “una herramienta que nos permite dirigir los manejos. Hace unos años el destete precoz era una alternativa para las vacas en baja condición corporal, pero hoy el diagnóstico de actividad ovárica nos permite dirigir mejor ese dinero, porque seguramente serán menos las vacas destinadas al destete precoz, que es costoso”. 

Agregó que “la inseminación a tiempo fijo es una herramienta fantástica para salir de anestro, sincronizar la evolución, y lograr que se preñe un gran porcentaje de animales en un solo día”. 

Además del destete temporario, la revisación de toros, “muchas tecnologías que se consolidan a lo largo del tiempo”. 

Vacas de segunda cría

“Es importante realizar medidas de manejo como sacar del rodeo a aquellas vacas que no quedan preñadas, porque eso también es una selección indirecta por fertilidad”, señaló Quintans. 

Al respecto, sostuvo que “quedarse con el ganado más fértil es una característica deseable y acumulativa a lo largo del tiempo”, pero planteó que “el tema es cuando tenemos porcentajes de preñez que no son demasiado altos, y no nos podemos dar el lujo de deshacernos de todas las vacas falladas, porque estamos desarmando nuestra máquina de producción”.

 “Ahí entramos en una zona de riesgo, porque nos vamos quedando con ganado que falla, y además no tenemos suficientes hembras para seleccionar nuestras futuras madres”, señaló.

Pero, por otra parte, dijo que hay “muchos productores que se especializaron en preñar y lo que hacen es vender su cola de vacas preñadas a productores que no lograron buena preñez, y sacan inteligentemente lo que se preña por último, que siempre es un problema para volver a preñar”. 

Consideró que “hay muchas estrategias de productores, que conocen su sistema y tienen cierta flexibilidad y plasticidad para manejarlos, pero hay una columna vertebral que en general hay que respetar para tener rodeos bien manejados y ser estable a lo largo del tiempo”.

Trayectoria 

La Ing. Agr. Graciela Quintans realizó la primera investigación sobre destete temporario con tablilla nasal en Uruguay, y allí confirmó que la cría ganadera era un tema que le apasionaba. 

Ingresó a INIA en el año 1991, en el área de Producción Animal, con proyectos en el área de cría. Y entre 1995 a 1998 estudió en la Universidad de Aberdeen (Escocia), donde realizó un doctorado en Manejo Reproductivo. 

Compartimos el video con la entrevista completa:

1 Comentario

  1. Con mucho respeto y porqué no, con admiración, a quién le ha dedicado tiempo y conocimiento a la cría, como la Ing. Agr. Graciela Quintans. También tengo que decir que no fui alumno de él, siempre escuche su destaque en el área de la producción bovina, me refiero al Ing. Agr. Jaime Rovira. Cuanto más, para que la acumulación del conocimiento de ambos destacados profesionales y la evidencia, pueda ser transferida con claridad meridiana como lo es el resultado del VIGOR HIBRÍDO en la cría. Trabajos científicos de hace más de 30 años señalan que las vacas puras con terneros cruzas tienen un 8,5% de incremento productivo, y que las vacas cruzas con terneras cruzas llegan a obtener un 23,3 % de incremento.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here