La Asociación de Consignatarios de Ganado cumple 100 años; su presidente, José Pedro Aicardi, y uno de los socios de mayor trayectoria, Fernando Cibils Dutra, fueron entrevistados en Agronegocios Sarandí.

La Asociación de Consignatarios de Ganado cumple 100 años, y en los estudios de radio Sarandí recibimos a su presidente José Pedro Aicardi y al socio Fernando Cibils Dutra, quienes repasaron la trayectoria de la institución, analizaron el presente y proyectaron el futuro.

“ACG es referencia de lo macro, de lo contextual, de la tendencia del mercado, más allá de los centavos más o centavos menos de los precios, o de la flechita roja o verde. Eso lo pueden transmitir semana a semana quienes operan en el negocio permanentemente. Ese es el argumento más válido para invertir en una empresa consignataria a la hora de comercializar, y que eso no sea visto como un costo”, remarcó Aicardi.

El presidente de la institución que reúne a 110 empresas intermediarias, agregó que “los precios de una semana son como una foto de determinado momento, pero tenemos toda la película de los 365 días del año. No solo es una referencia del mercado de reposición, de las haciendas que van a frigorífico, sino hoy también de las rentas, para tratar de adecuarlas a determinados momentos del mercado”.

A propósito, señaló que el precio de un arrendamiento muchas veces se fija en kilos de producto, y en el caso de la ganadería es en kilos de novillo o de vaca, y en ese caso la referencia es el precio de la ACG.

Aicardi calculó que si en promedio cada empresa socia tiene a cinco agentes comerciales, eso significa que son 550 vehículos recorriendo el país y, al menos, 55 teléfonos haciendo negocios todos los días del año. “Todo eso permite tomar la temperatura del mercado, como solo la ACG lo puede hacer”, afirmó.

Vigencia

Fernando Cibils Dutra sostuvo que la función del consignatario de ganado “sigue vigente, y a los números me remito”, y destacó que “la tarea se vio potenciada por los remates y la exportación en pie”, que permitieron una evolución permanente de la profesión.

Destacó que “en los últimos 10 o 15 años afortunadamente no hubo problemas financieros en la industria frigorífica, pero sí los hubo en la historia, sobre todo hace 35 o 40 años, con los cheques, cosas que hoy no ocurren. Problemas de plazos, corrimientos de pagos. La ACG supo vivir momentos difíciles, pero aquí estamos”.

Evolución tecnológica

Los entrevistados también destacaron cómo evolucionaron las tecnologías ganaderas, en la faena, en la comunicación, el transporte y la logística.

Aicardi remarcó que las pantallas “han hecho un gran trabajo de docencia en el momento de apartar los lotes, y la cuarta balanza también, al momento de informar sobre un ganado. Todo se ha profesionalizado mucho”.

Sostuvo que “todos los días tenemos una prueba, porque si hay un ganado mal apartado no se juzga subjetivamente en la balanza. Hoy la verdad está en el gancho, si es grasa II, grasa I. Defender a los ganados del productor en la industria siempre ha sido el trabajo del consignatario y el valor que tiene esa inversión. La comisión no es un costo, es una inversión y está ahí”.

También dijo que los consignatarios manejan la información de la demanda, qué tipo de negocio tiene una planta industrial u otra, y así puede maximizar las ventas de los productores. “La ganadería ha cambiado; el empresario ganadero tiene un mayor nivel de profesionalización e intensificación”, destacó.

“Es muy importante en cualquier negocio comprar bien y vender bien. Por lo tanto, se debe hacer foco en esa intensificación, y es más importante que nunca la inversión en las empresas que estamos todos los días en el mercado”, subrayó.

Participación de los consignatarios en los negocios

El presidente de ACG defendió a las empresas asociadas, “que pagan sus impuestos y que son profesionales, porque también hay competencia de otras que no brindan un buen servicio y quieren cobrar comisiones, con las que no estamos de acuerdo”.

Se estima que alrededor del 55% de los ganados que se envían a frigoríficos exportadores se venden a través de empresas consignatarias, allí no están contemplados los ganados para la faena interna.

El presidente de ACG agregó que los negocios particulares “son difíciles de cuantificar, porque en algunos casos las guías van consignadas y en otros casos no; pero me animo a decir que más del 80% de los negocios se hacen a través de la intermediación, salvo algún grupo de productores que puede comercializar directamente”.

También reconoció que “en los momentos de dificultades se arrimen más clientes que no son los habituales, siempre ha sucedido, y se recuestan en la seguridad del consignatario”.

Compartimos el video de la entrevista:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here