En Chicago, la posición más cercana de la oleaginosa cayó el jueves 17 un 8,2% (cerca de U$S 45) y quedó por debajo de los U$S 500 la tonelada, marcando un mínimo desde el 25 de enero. Los más memoriosos aseguran que en 1988 hubo una caída similar. Lo cierto es que ahora un combo de factores llevó a la soja a una fuerte pérdida luego de llegar a superar los U$S 600 la tonelada.

En base a un reporte de Agrofy News, luego de la fuerte caída que registró el jueves 17 la soja en Chicago, diversos analistas advirtieron que fue la mayor caída diaria de la que se tenga registro. La posición más cercana de la soja cayó 8,2% (unos U$S 45 por tonelada) y quedó por debajo de los U$S 500 la tonelada, marcando un mínimo desde el 25 de enero.

Karen Braun, anaista de mercados agrícolas de Reuters, destacó que fue la mayor baja diaria de la historia y que, en las últimas siete ruedas, la oleaginosa perdió un 15,8% del valor.

Braun agregó que esta «enorme caída» se explica por la baja en el aceite de soja, las lluvias esperadas para los cultivos en los Estados Unidos, la venta masiva de fondos sobre las materias primas y los temores a un cambio en la política de biocombustibles.

Si bien la caída es récord, en el mercado recuerdan una baja «violenta» en 1988, cuando Chicago vio varios días de pérdidas, pero eso sucedió en julio en lugar de junio. «Ocurrió un lunes 18 de junio, después de una lluvia inesperada durante el fin de semana. Recuerdo muy bien ese día», destacó un analista.

Si bien la caída es récord, en el mercado recuerdan una baja «violenta» en 1988, cuando Chicago vio varios días de pérdidas tras un fin de semana de lluvia inesperada

«Será difícil recuperar el entusiasmo, porque una vez que los fondos comienzan a liquidar su posición, históricamente, no les gusta reconstruir su posición hasta los máximos históricos», señaló Utterback. «Se necesitarán algunas condiciones climáticas extraordinariamente secas para recuperar la emoción que teníamos hace menos de dos semanas», agregó.

La fuerte caída coincidió con una nota de Financial Times en donde los principales comerciantes agrícolas predicen un «mini superciclo» para los mercados de maíz, soja y trigo en los próximos años.

Ejecutivos de Cargill, Cofco, Viterra y Scoular dijeron esta semana que los mercados de maíz, soja y trigo se mantendrán fuertes durante los próximos dos a cuatro años.

En una nota de Financial Times,  ejecutivos de Cargill, Cofco, Viterra y Scoular dijeron esta semana que los mercados de maíz, soja y trigo se mantendrán fuertes durante los próximos dos a cuatro años

«Ciertamente estamos viendo un mini superciclo», dijo David Mattiske, director ejecutivo de Viterra, propiedad mayoritaria de Glencore, en FT Commodities Global Summit.

“Estamos en un entorno impulsado por la demanda con temas de población en crecimiento, riqueza en aumento, personas que consumen más. Y además, tenemos una mayor demanda de combustible basado en plantas».

Los precios más altos sostenidos serán una bendición para los agricultores que han sentido la presión financiera de varios años de estancamiento de los precios de las cosechas. Sin embargo, significará mayores costos de los alimentos para los importadores de granos y semillas oleaginosas, especialmente los países más pobres que luchan con los efectos económicos de la pandemia, así como el aumento de los precios de los alimentos.

Los mercados de granos y soja experimentaron un gran impulso en la segunda mitad del año pasado después de que los gobiernos y las empresas se apresuraran a acumular reservas durante la pandemia

Los mercados de granos y soja experimentaron un gran impulso en la segunda mitad del año pasado después de que los gobiernos y las empresas se apresuraran a acumular reservas durante la pandemia. China, que tuvo una mala cosecha de maíz, hizo grandes compras, importando un récord de 11,3 millones de toneladas el año pasado, con más de un tercio del total proveniente de EE. UU.

Para Alex Sanfeliu, jefe de la unidad de comercio mundial de Cargill, las dos grandes cosechas al año de maíz y soja, una en los EE. UU. y la otra en Brasil, significan que los superciclos en granos y semillas oleaginosas tienden a ser más cortos que otros cultivos, pero predijo un mercado alcista durante los próximos dos a cuatro años. “Las características del superciclo están ahí”, dijo.

Según el jefe de la unidad de comercio mundial de Cargill, las dos grandes cosechas al año de maíz y soja, las de EE. UU. y Brasil, significan que los superciclos en granos y semillas oleaginosas tienden a ser más cortos que otros cultivos

Las grandes importaciones de maíz del año pasado por parte de China, que anteriormente apuntaban a la autosuficiencia, tomaron por sorpresa a los comerciantes y analistas y avivaron un debate sobre si esto era una «reposición de existencias» después del impacto de la  pandemia o si las compras continuarían.

Varios ejecutivos creen que la brecha persistirá, empujando a la creciente potencia a seguir importando maíz. Marcelo Martins, director de granos y oleaginosas de Cofco International, el brazo comercial del conglomerado estatal chino, dijo que había un desequilibrio en el lado de la oferta debido a una mala cosecha. “[El déficit de oferta] llegó para quedarse”, dijo al Financial Times, tomado por el reportaje de Agrofy News.

Mientras tanto, la demanda de biocombustibles, que estaba haciendo subir los precios de la soja y el aceite de soja, no tiene precedentes, según Paul Maas, director ejecutivo del comerciante agrícola estadounidense Scoular. A medida que los gobiernos presionan por una reducción en el uso de combustibles fósiles, muchos están aumentando la cantidad de biocombustibles mezclados con gasolina. «El aumento de la demanda es real y estamos al frente de ver cómo se desarrolla todo eso», dijo Maas.

A medida que los gobiernos presionan por una reducción en el uso de combustibles fósiles, muchos están aumentando la cantidad de biocombustibles mezclados con gasolina

A pesar del entusiasmo, Gary McGuigan, jefe de comercio global de Archer Daniels Midland, agregó una nota de cautela.

«Hemos visto una gran corrección en los precios durante las últimas semanas», dijo, y agregó que si bien la dinámica de la demanda estaba «cambiando definitivamente», era demasiado pronto para llamar a un mini superciclo. Una de las grandes incertidumbres fue China. “De todas las áreas impulsadas por la gran demanda en el mundo, China es la más opaca y la más difícil de predecir”, dijo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here