Plaza Rural realizó un remate trabajoso, con una oferta superior a la demanda, que se reflejó en un 72% de colocación y precios en baja.

El mercado de ganados de reposición se presenta trabajoso, con más oferta que demanda, aunque hay algunas categorías que tienen mayor interés de los compradores, como las vacas de invernada y las piezas de cría.

Este comportamiento del mercado se pudo observar en el remate 227º de Plaza Rural, realizado la semana pasada, donde se comercializó 72% de la oferta, a precios que en general ajustaron a la baja, entre 2% y 13% respecto a la edición anterior.

Marcel Despaux, rematador que hace 10 años participa de las actividades de Plaza Rural junto con el escritorio Ramos & García, admitió en Agronegocios Sarandí que “fue uno de los remates más complicados”.

“El año pasado fue muy bueno, pero hace bastante tiempo no teníamos un remate tan trabajoso, con porcentajes de ventas que muestran una demanda muy retirada, y una oferta muy abultada, por el clima. Este fue uno de los remates con oferta más numerosa en la historia de Plaza Rural, lo que habla a las claras de que la gente está tratando de desprenderse de los ganados, porque el clima viene mal, no se prevén lluvias en el corto plazo, y la gente optó por ajustar cargas”, comentó.

Pero también señaló que “hay quienes están un poco mejor de forraje, y fueron quienes retiraron sus lotes de este remate, porque no les conformaban los precios que proponía el mercado”, pero “la gente más necesitada lamentablemente tuvo que vender”.

Señaló que “hay lugares del país donde llovió bien y se pudo absorber parte de la oferta, pero es una oferta muy abultada y se hace difícil colocarla en su totalidad”.

Sobre los precios, dijo que “se siguen ajustando a la baja, desde setiembre. En este remate tuvimos fuertes ajustes, no solo en el mercado de reposición sino también en el del ganado gordo. Pero lo importante es que dentro de todo, la gente que estaba más necesitada pudo salir de sus ganados, y aquellos que tienen aguadas y pudieron suplementar se quedaron con los ganados”.

De todos modos, reconoció que “fue un remate bastante luchado, trabajado, con ajustes de precios del orden del 5% al 10% en todas las categorías”.

Destacó la alta colocación (96%) de la oferta de vacas de invernada, a un precio promedio de U$S 1,29. Por otra parte, las piezas de cría, que tenían una liquidación en el marco de Plaza Braford, también se vendieron muy bien.

Plaza Braford “ayudó a que los ganados tuvieran más salida y los valores estuvieran un poquito más entonados. Fue una oportunidad para comprar vientres de la raza, que no suelen salir a venta. Hubo muchos lotes que no se vendieron en el remate, pero se colocaron después de pasar por la pantalla”, informó.

Despaux agregó que “tratamos de colocar los ganados de aquellos vendedores que necesitaban deshacerse de sus ganados, porque siempre hay que estar, en las buenas y en las malas, para que puedan hacer lugar en el campo y seguir con los ganados que les queda”.

Hasta el 30 de noviembre Plaza Rural inscribe lotes para el último remate que la firma realizará este año, la edición 228ª, que se llevará a cabo del miércoles 9 al viernes 11 de diciembre.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here