El remate se caracterizó por una demanda bastante más activa que en los remates anteriores.

Plaza Rural despidió el año 2020 comercializando 19.124 vacunos, este jueves y viernes de forma 100% virtual.

“Estamos contentos con el desempeño del remate, que se dio dentro de lo que teníamos todos más o menos pensado”, dijo en Agronegocios Sarandí el rematador Francisco Cánepa, director del escritorio Ruben F. Cánepa, integrante del consorcio.

El empresario, con influencia en el litoral-norte, comentó que “las lluvias vinieron justo, si bien no son suficientes, hay muchas zonas del norte donde llovió muy bien, como en el este de Salto”, agregó que el oeste del departamento “está un poco más complicado, pero los campos están verdes, y algo de lluvia vino”.

Por otra parte, analizó que otro factor que influyó en una demanda más activa de reposición fue la suba de precios de las haciendas gordas. “Empezó una escalada de precios interesante. Siempre en esta fecha tiende a moverse, algún frigorífico queda sin ganado porque ya vienen fechas especiales. Pero hay una tendencia alza en los ganados gordos, y el remate se adaptó a esta nueva realidad”, destacó.

En cuanto al resultado del remate, admitió que “las subas de precios no fueron tan abultadas”, pero destacó que “lo importante fue que el dinamismo del es totalmente diferente al anterior, cambió la agilidad, y entró más gente al negocio. Hubo más puja y fue un remate bastante más alegre”.

Clic sobre la imagen para agrandarla

Comentó que “la hacienda gorda de campo ya se embarcó. Los ganados gordos que estaban en praderas también, incluso había muchas praderas resentidas. Después hubo una brecha de un mes, cuando los corrales no compraron ganados, tal vez porque no podían concretar negocios de largo plazo. No se encerraba, y ahora también subió mucho el costo de la comida para el encierro”.

Agregó que durante este tiempo los corrales no repusieron ganados, y consideró que podría generarse una ventana de buenos precios para las haciendas gordas, que se podría dar en enero, febrero, marzo y abril.

“No hay que olvidarse que antes de estas lluvias los novillos grandes no estaban, no había oferta de vacas de invernar, y cambió porque salió una sobreoferta por el clima. Veo difícil que aparezca ganado grande para el campo, novillos que a los 90 días se embarcan, así que podemos tener una buena ventana de precios”, razonó.

Por último, dijo que está “convencido de que no habrá haciendas gordas por un mes y medio o dos meses, y será muy difícil conseguidas”.

Cánepa también se refirió a la exportación de ovinos a Brasil a través de Artigas, ya que recientemente fue habilitado el local Chiflero como concentración sanitaria para esas operaciones comerciales.

Escuche la entrevista completa:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here