El criador que fue conferencista y jurado de rústicos en el Secretariado Mundial de la raza, brindó a Agronegocios Sarandí una entrevista que tuvo, historia, emoción, datos y algunas bromas.

Raúl Irazábal fue protagonista en el Secretariado Mundial Angus, realizado en marzo en Uruguay. Expuso como conferencista, habló de sus experiencias como criador, y además fue el jurado de animales rústicos.

“Cuando llegué a este Centro de Convenciones de Punta del Este quedé totalmente impresionado. Me pellizcaba porque pensaba que no estaba en Uruguay. El presidente de Angus Argentina me decía que no podía creer esto que se hizo, que era brillante”, dijo al inicio de esta entrevista con Agronegocios Sarandí.

Irazábal consideró que los jóvenes fueron fundamentales para el desarrollo de la raza. “Siempre me preocupaba la falta de jóvenes, y hace cuatro o cinco años que decidí irme para dejarle lugar a muchachos de 40 a 45 años, todos técnicos, con la producción metida adentro. Aunque me fui, siempre me llaman, no sé si para divertirse conmigo”, comentó con alegría.

“Cuando llegué a este Centro de Convenciones de Punta del Este quedé totalmente impresionado. Me pellizcaba porque pensaba que no estaba en Uruguay»

Recordó que en 1948 su padre poblaba un campo en el departamento de Río Negro. “Era un fanático (de la raza), que tuvo la suerte de poblar esos campos gracias a las brutales crisis forrajeras que hubo en el norte. Cuando salgo a la vida ganadera fue entre las vacas negras”, indicó.

“Criar ganado no es un tema de gusto ni de pasión, es un tema de negocio, tiene que dar dinero. Esto es por plata. Me crié en un establecimiento con ganados Angus, que estaba rodeado por vecinos con ganados Hereford. Eran íntimos amigos, era una comunión permanente. Cuando fui más grande me di cuenta que no embarcábamos ni una vaca por cáncer de ojo, que no había problemas de parto. Era maravilloso. Me fui convenciendo de forma absoluta de que no había ninguna raza mejor, aportadora de virtudes, como Angus. Cuando un ganadero tiene problemas y precisa una solución va al Angus. Así me hice fanático del Angus, como lo soy de Peñarol y blanco”, dijo.

“Siempre me preocupaba la falta de jóvenes, y hace cuatro o cinco años que decidí irme para dejarle lugar a muchachos de 40 a 45 años»

Agregó que tal vez ser productor agropecuario no es el mejor negocio, porque hay otros mucho más rentables, “pero es un modo de vida que no tiene precio”.

“Me crié en el campo, mis hijos se criaron en el campo y sigo viviendo en el campo. Nos íbamos a almorzar y hablábamos de ganado, de producción. Es una práctica corriente cuando lo llevas adentro, es un estilo de vida. Tengo amor total por el Angus. El éxito del Angus es la vaca. En un momento difícil del país Jorge Batlle dijo: la vaca les gana. Y yo digo: la vaca Angus les gana. El éxito del Angus en el mundo tiene como base la vaca. Porque cuando se precisa acomodar problemas financieros, económicos o productivos, el Angus es la herramienta para sacarnos del pozo”, aseveró.

«Me fui convenciendo de forma absoluta de que no había ninguna raza mejor, aportadora de virtudes, como Angus. Cuando un ganadero tiene problemas y precisa una solución va al Angus»

Irazábal se emocionó al recordar «a los viejos. Mis padres, tíos, amigos, que lo vieron a medias. ¿Qué hubieran hecho estos viejos acá hoy? Se mataron laburando por esto y hoy es un éxito. Hace 20 años atrás no se me pasaba por la cabeza que esto podría suceder. Esto no tiene desperdicio, fue brutal”, dijo con lágrimas en los ojos.

“Hace 100 años que no teníamos un febrero y marzo como este. Llega toda esta gente del exterior, y hace una gira de cinco o seis días en el campo, con campos verdes, vacas gordas, pelechadas, preñadas. Las estancias espectaculares, el ambiente, amigos recibiéndolos. Les advertíamos que no es siempre así, porque también hay sequías”, comentó.

«Mis padres, tíos, amigos, que lo vieron a medias. ¿Qué hubieran hecho estos viejos acá hoy? Se mataron laburando por esto y hoy es un éxito»

También señaló que unos criadores argentinos le dijeron que la exposición era mejor que la de Palermo y tal vez mejor que la de Denver. “Fue espectacular. El nivel de hembras que me tocó jurar era fuera de serie. Si no era el mejor del mundo era el segundo, pero estamos en la punta”, afirmó.

Escuche la entrevista:

Deja un comentario