Con la creciente demanda de consumo de carne de vacuno en los países asiáticos de productos similares a los que se consumen en el mundo occidental, ¿estamos viendo un cambio de guardia en el comercio mundial de carne de vacuno a medida que China, Japón y Corea del Sur comienzan a dominar las importaciones de este tipo de carne?

La pregunta se la hicieron los técnicos de Rabobank en su informe trimestral sobre la evolución del comercio mundial de carne de vacuno, en el que destaca que en el primer trimestre del año, las importaciones de carne de vacuno desde China crecieron en un 47% sobre 2018, sumando 311.000 toneladas, fomentadas sobre todo por la evolución de la peste porcina africana en el país asiático.

CHINA ESTÁ EN LA MIRA

Argentina, manteniendo el aumento más rápido, creció un 133% interanual en el primer trimestre, elevando su posición de tercero a segundo. Otros países exportadores que han experimentado un rápido crecimiento son Chile, Costa Rica y Sudáfrica. Si bien los canales grises, principalmente Hong Kong y Vietnam, registraron una disminución en los volúmenes hasta 2018 y los primeros meses de 2019, es posible que los mismos se recuperen en los próximos meses.

Para Rabobank, el precio de la carne de vacuno en China seguirá alto debido a que el ganado porcino tendrá un precio elevado y se incrementará el consumo de carne de vacuno debido a la preocupación de algunos consumidores ante la evolución de la PPA. Estiman que esta situación podría durar todo 2019 y 2020.

LA SITUACIÓN DE JAPÓN Y EL NAFTA

En el caso de Japón, Rabobank destaca como desde el 17 de mayo pasado, EE.UU. tiene un mejor acceso para su carne de vacuno al país nipón ya que no hay restricciones de edad lo que podría hacer que se importe entre un 7 y un 10% más de carne estadounidense a Japón.

Por otro lado, Canadá, México y EE.UU. han resuelto sus diferencias arancelarias también a mediados de mayo por lo que el comercio de carne a través del Nafta se podría poner en marcha.

En el continente oceánico, Australia sigue con la temporada de lluvias pero en algunas de las zona productoras de ganado hay sequía lo que ha llevado a una mayor faena de animales por la falta de pasto.

Así, los volúmenes de faena durante los primeros tres meses de 2019 aumentaron un 14% en comparación con las cifras de 2018. Los pronósticos revisados ​​de la industria muestran que el censo de ganado se cifra en 25,2 millones de cabezas, la cifra más baja en los últimos 20 años.

LO QUE PASA CON BRASIL

En el caso de Brasil, después de haber registrado niveles récord en 2018, las exportaciones totales de carne de res brasileña continuaron aumentando en 2019. Durante los primeros cuatro meses del año, las exportaciones aumentaron alrededor de un 12% en volumen en comparación con el mismo período del año pasado.

Mientras que los envíos a la UE, los Emiratos Árabes Unidos, Irán y Rusia presentaron tasas de crecimiento significativas comparando 2019 con 2018. China y Hong Kong continuaron siendo los principales compradores de carne de vacuno.

MENOR PRODUCCIÓN, MENOR CONSUMO

Por último, en cuanto a la Unión Europea, para Rabobank la producción de carne de vacuno podría bajar en un 1-1,5% debido a una reducción de los márgenes y a que las cifras se han mantenido estables durante los dos primeros meses del año en comparación con 2018.

Además, países que son grandes productores (Países Bajos, Alemania o Francia), están viendo ahora los efectos de la sequía vivida en 2018 en su stock ganadero. Por otro lado, el consumo también se podría ver reducido ante una menor oferta.

Las oportunidades de exportación siguen siendo favorables para la UE hacia Oriente Medio y los mercados africanos. Las importaciones deberían aumentar a un ritmo ligeramente más rápido que las exportaciones, para cumplir con los requisitos de la demanda, dado el ajuste interno de la oferta.

Tomado de Eurocarnes

Deja un comentario