La licitación por la estancia  El Caranday, de 1.063 hectáreas con tierras mayormente agrícolas, logró seis propuestas, y los propietarios optaron tal vez no por la que ofrecía el mejor precio aunque había una paridad muy grande, sino por la que ofrecía el pago adelantado un año. Todas las propuestas fueron de empresarios uruguayos y los valores alcanzados se encuadran dentro de la lógica y mercado de lo que se ofrecía.

“Quedamos muy conformes, tanto los propietarios como el escritorio, por el resultado de esta licitación, luego de que recibiéramos nueve visitas al predio”, dijo el Ing. Agr. Fernando Indarte, director de Indarte y Cía., al ser entrevistado por Agronegocios Sarandí.

Recordando que la estancia El Caranday “se encontraba en óptimas condiciones como para trabajar de inmediato, con muy buena infraestructura interna y hasta con los alambrados a nuevo”, preció que se trata de un establecimiento de 1.063 hectáreas, , al que se accede por  ruta 3, a 15 kilómetros al oeste de Quebracho, en el paraje de Las Delicias, y con 70% de aptitud agrícola y el resto apto para ganadería”.

Tras abrirse los sobres ante escribano público, la licitación se adjudicó a la oferta que ofreció, llevando el pago al valor hectárea por año, U$S 140 anuales con pago adelantado, con un contrato de tres años, con uno opcional.

Indarte dijo que el ofrecimiento de pago para el área agrícola fue de 600 kilos de soja en promedio, con variación de acuerdo al precio obtenido entre 580 y 620 kilos si superan los USS 400 la tonelada.

En tanto por las 359 hectáreas ganaderas y 115 de pasturas el promedio da U$S 50, surgiendo de bases de U$S 65 por la pastura y U$S 45 por lo de pasto natural.

“La superficie del establecimiento es de 1.063 hectáreas, con 350 hectáreas de campo natural para ganadería, unas 120 de praderas y 600 hás. agrícolas. Prorrateando esas áreas y asignando los valores en kilos, multiplicado por U$S 1,9 por kilo de novillo (del semestre anterior), y teniendo en cuenta que la soja vale unos U$S 300, el arrendamiento queda en el entorno de U$S 140 por hectárea promedio por año”, explicó Indarte.

Asimismo aseguró que tanto la familia Griffin, propietaria del campo, como la gente del escritorio “quedamos muy conformes, tanto por el sistema utilizado para el llamado al arrendamiento como por la oferta finalmente aceptada”.

Foto de Indarte y Cía., con la presencia de los propietarios del campo, la escribana actuante y Gonzalo y Fernando Indarte.

Deja un comentario