El gerente de marketing de INAC analizó por qué cayeron las exportaciones cárnicas uruguayas mientras las de los países competidores aumentaron.

“Estamos sintiendo los efectos de la exportación de ganado en pie en 2016, 2017 y 2018, y esa es una realidad que hay que tener presente”, dijo el gerente de marketing del Instituto Nacional de Carnes (INAC), Ing. Agr. Lautaro Pérez, al analizar las exportaciones cárnicas uruguayas en el primer cuatrimestre de este año.

Durante este período los principales países exportadores mundiales de carne aumentaron sus negocios en mercado internacional, es el caso de Australia, Estados Unidos, Nueva Zelanda, Brasil y Argentina. Sin embargo, Uruguay tuvo un fuerte descenso de las exportaciones, que en el acumulado en volumen es de 25%.

“Se trata de una baja muy significativa, que está ligada con la baja en la faena, que se ubicó alrededor del 28%”, comentó Pérez al ser entrevistado este jueves por Agronegocios Sarandí.

Agregó que “la trayectoria de Uruguay va a contramano de lo que está pasando en los otros países del mundo. Estamos enfrentando una mayor oferta y competencia del lado de los exportadores”.

Uruguay, que solía a ser un proveedor muy relevante, que llegó a ser el principal proveedor de carne vacuna en ese país, incluso superando a Australia, fue desplazado desde fines del año pasado por una fuerte entrada de Brasil a ese mercado.

“la trayectoria de Uruguay va a contramano de lo que está pasando en los otros países del mundo. Estamos enfrentando una mayor oferta y competencia del lado de los exportadores”

En lo que va de este año, Brasil representa más del 40% de la carne que importa China, mientras que Uruguay se ubica cerca del 10%.

Pérez analizó que el principal cambio ahora es la mayor competencia, sobre todo de los países de la región. “Uruguay tenía alternativas de colocación en un mercado donde estaba solo. En China Uruguay estuvo durante muchos años sin Brasil y sin Argentina, o con una participación a medias de esos países, que tampoco estaban en Estados Unidos, y Argentina no estaba en la cuota 481 ni en Canadá”, repasó.

Sostuvo que “esa distancia que teníamos con esos países se ha ido erosionando, están en niveles sanitarios y de acceso muy parecidos a los de Uruguay. Brasil, con la entrada a Estados Unidos y a Corea del Sur, estaría prácticamente en el mismo nivel que Uruguay. Esto nos dice que la competencia es mucho mayor, y en esa competencia Brasil y Argentina marcan la cancha en los países de destino”.

Consideró que toda esta situación hace que el esfuerzo del sector exportador uruguayo tenga que ser “mucho más grande, porque los precios de venta son los mismos, más para los productos commodities, como la carne”.

“Todos los países venden a los mismos precios, pero en el costo de la materia prima, del ganado, hay una fuerte diferencia entre Uruguay y la región»

“Todos los países venden a los mismos precios, pero en el costo de la materia prima, del ganado, hay una fuerte diferencia entre Uruguay y la región. Esa es una muy buena noticia para el sector productor. Lo que Uruguay trata de hacer es que toda la cadena defienda ese valor que tanto ha costado lograr, pero hay una diferencia que llegó a ser de 40% o 50% respecto a los países vecinos, y no hay un mercado que pague una diferencia semejante en la carne”, aseguró.

Señaló que las importaciones de carne en China “siguen creciendo a números descabellados, a tasas de 60%, 80% y hasta 100% en el caso de la carne de cerdo, lo que refleja la falta de proteínas por la peste porcina africana. Y ese crecimiento no va a compensar nunca la caída en la producción de carne de cerdo en China, y lo otro que va a pasar en ese país es que el consumo de carne va a bajar”.

Pero sostuvo que ese crecimiento de las importaciones de carne en China no está siendo capitalizado por Uruguay, que está perdiendo pie en ese mercado, por falta de oferta.

“No tenemos la elasticidad y capacidad de respuesta de países como Brasil, cuyo mayor mercado es el doméstico, y cualquier cambio representa volúmenes muy grandes. Esos países tienen capacidad de responder a demandas como la de China”, analizó.

“hay una diferencia (en el precio del ganado) que llegó a ser de 40% o 50% respecto a los países vecinos, y no hay un mercado que pague una diferencia semejante en la carne”

Agregó que esa necesidad, China la ha resuelto habilitando plantas de faena de varias partes del mundo, principalmente de Brasil, donde el gran salto se dio a partir de setiembre del año pasado.

“Se estima que este año concluirá con una faena que rondará los 2 millones de cabezas. La reducción será fuerte en la faena y en las exportaciones, a niveles que no veíamos hace muchos años. Será un año extremadamente duro para el sector exportador de Uruguay, y va a costar muchísimo poder mantenerse y defender las posiciones comerciales”, consideró el gerente de marketing de INAC.

También señaló que imagina que habrá un componente regional que va a condicionar los movimientos de los precios y de las ofertas. “Uruguay no está aislado del mundo, y la pandemia adelanta los procesos. Hoy se apagaron muchos mercados, la competencia va a ser en precio, y se va a posicionar mejor el que tenga capacidad de respuesta”, planteó.

Pérez también se refirió a las estrategias de marketing que tiene definidas INAC. Escuche la entrevista completa:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here