El consignatario señaló que, si los campos que se venden o arriendan están en la zona más productiva del país, el promedio sube, pero eso no quiere decir que todos los campos de Uruguay se hayan valorizado.

El consignatario Fernando Indarte relativizó la suba de 21% en el precio de la tierra en el primer semestre de 2019, que marcaron la Dirección General de Registros del Ministerio de Educación y Cultura y la Dirección de Estadísticas Agropecuarias, del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP).

El operador dijo en entrevista con Agronegocios Sarandí que hay que tomarse el trabajo de analizar los números, porque si en un año se venden casi exclusivamente campos en los departamentos del litoral, de tierras agrícolas buenas, se puede marcar una suba en el promedio respecto al año anterior, cuando se concretaron campos en otros puntos del país. “Por lo tanto, esa suba de precios a veces no es tan así, sino que se vendieron más campos en las zonas donde valen más”, planteó.

Indarte informó que en el primer semestre de este año “hubo un par de negocios muy grandes, de tierras forestales, con la madera incluida en el precio. Una venta a portera cerrada, con el stock de madera, allí no está solo el valor de la tierra, sino que está incluido también el precio de la madera”.

Consideró que “habría que llevar todo a un índice Coneat 100, para sacar la distorsión del tipo de campo. Porque también puede pasar el otro extremo, que se vendieran solamente los campos baratos, y que se refleje como una baja en el precio general de la tierra”.

Su impresión es que las operaciones de compraventa de campos “siguen cayendo en cantidad, aunque se siguen haciendo, pero creo que el precio sigue siendo el mismo, no percibo ni bajas ni subas este año”.

Agregó que no percibe que haya propietarios apresurados por vender sus campos y que hay pedidos de campos forestales, “sobre todo de inversores de fuera del sector, que quieren hacer su propia forestación o arrendárselo directamente a las empresas forestales, que es algo más sencillo, de bajo riesgo y que tiene una rentabilidad razonable”.

Escuche la entrevista completa:

Deja un comentario