El ingeniero agrónomo experto en pasturas, con gran experiencia como investigador y extensionista, y que actualmente asesora prestigiosas empresas ganaderas, fue entrevistado en Agronegocios Sarandí.

“Es increíble el avance tecnológico y cuánto se utiliza. Si pudiéramos aplicar todo ese avance tecnológico estaríamos produciendo al menos el doble”, dijo en entrevista con Agronegocios Sarandí el ingeniero agrónomo Carlos Más, experto en pasturas, con amplia trayectoria en áreas de investigación y extensión, y que actualmente se desempeña como asesor de importantes empresas ganaderas.

Más admitió que la ganadería tiene un problema básico: la heterogeneidad. Agregó que “la situación de cada ganadero es diferente, tanto desde el punto de vista ecológico, como de los recursos, su origen, su orientación, su capacidad económica o comprensiva”. 

También se refirió a “esa libertad que tiene el ganadero de hacer muchas cosas sin que esté ni del todo bien ni del todo mal. Un agricultor no tiene esa amplitud. ¿Vieron a un agricultor que plante su cultivo dos meses después de la fecha correcta?”, se preguntó, y agregó que “los resultados están en función de lo que se hace”. 

“Hay tantos tipos de ganaderos como uno se pueda imaginar”

Destacó que “la oferta tecnológica es brutal” y que ve dificultad en la capacidad de transmitirla, a pesar del gran avance en los métodos de comunicación, que “son cada vez mejores”, y que “la gente escucha mucho”. 

“El productor sabe o cree saber lo que le sirve y lo que quiere y puede hacer. Son todos casos distintos. Si uno le habla al ganadero no sabe a quién le está hablando. Sin embargo, si le hablo a un arrocero, por más que haya grandes y chicos, sé con quién hablo. Hay tantos tipos de ganaderos como uno se pueda imaginar”, comentó.

Aclaró que su ánimo no es el de criticar, porque reconoce el esfuerzo de difundir la tecnología, que “es enorme y se hace con excelencia”, pero sostuvo que “si tengo el conocimiento y la excelencia de comunicación y no logro que me compren la idea que estoy vendiendo, creo que tengo que revisar la forma”.

“Hay que hacer un esfuerzo muy grande por aterrizar las tecnologías, y la tiene que comprar el productor, no la tiene que vender el que la genera”

El ingeniero agrónomo planteó, además, que tal vez el 70% de los predios ganaderos sean de menos de 500 hectáreas, y que “las posibilidades de aplicar tecnología se simplifican mucho cuando el tamaño no es demasiado grande”.

Insistió en que “hay que hacer un esfuerzo muy grande por aterrizar las tecnologías y la tiene que comprar el productor, no la tiene que vender el que la genera. Es un tema de convicción, que tiene que ver con el estilo de vida y servir desde el punto de vista económico”. 

“Carloma”, como es conocido por muchos el profesional, agregó que la heterogeneidad de productores ganaderos no permite que se pueda vender un único paquete tecnológico, sino que cada productor tiene que comprar lo que le sirve, y para eso debe tener un asesoramiento mucho más cercano que el que se puede dar por los medios masivos.

“Tiene que haber una revisión de por qué no avanzamos más rápido. Estoy enamorado de la tecnología actual. ¡Hay tantas soluciones para todos los problemas! ¡Es fantástico! El trabajo de investigación ha sido realmente relevante, sin embargo no hay una respuesta acorde a nivel productivo en la ganadería, sí en la agricultura, donde se vende el paquete y se ven los resultados a los seis meses”, señaló.

“Estoy enamorado de la tecnología actual. ¡Hay tantas soluciones para todos los problemas! ¡Es fantástico!”

Enseguida agregó que “en ganadería no solo muchas veces no se ve el resultado sino que hay mucha gente que no conoce sus resultados. Eso no es un atraso, es la idiosincrasia de esa cosa tan compleja que es ser ganadero”. 

“La verdad final es que mientras no le llegue el dinero al productor no va a pasar absolutamente nada”, concluyó sobre este tema.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here