Los empresarios de las compañías semilleristas están muy molestos por los grandes retrasos en las aprobaciones oficiales para la comercialización de nuevos eventos biotecnológicos en Uruguay. Desde octubre de 2012 no se autorizan nuevos productos, y en la actualidad son 14 los que están en trámite. El más demorado es el maíz BT Triple Pro, de Monsanto, que comenzó el proceso hace más de 6 años.

“La situación es bastante dramática, es grave. Estamos frente a una moratoria de hecho, porque el período previo de moratoria, del año 2005, fue más corto que lo que estamos viviendo hoy. La situación es extremadamente complicada, porque el sistema está paralizado”, dijo a Agronegocios Sarandí el ingeniero agrónomo Marcos Carrera, líder comercial de Monsanto en Uruguay.
El ejecutivo señaló que las industrias contestaron todas las preguntas realizadas a nivel oficial, que se hicieron incluso consultas públicas sobre determinados eventos, se completaron los procesos, y luego no hubo información. “Cuando se consulta a las autoridades la respuesta es estamos trabajando, pero lo cierto es que no vemos avances”, expresó.

“Desde el punto de vista del administrado no estamos teniendo respuestas del administrador. Tenemos una cantidad de obligaciones que cumplir, pero también derecho a recibir información, a que haya avances. Y esa parte de la cuenta no está funcionando”, dijo Carrera.

El representante de Monsanto en dijo que hay 14 eventos de todas las compañías en proceso, y seguramente en la ventana de aprobación, que se abre en febrero, se presenten cuatro o cinco eventos nuevos. Por lo tanto, muy seguramente en otoño habrá una lista de 20 eventos en proceso de evaluación, muchos de ellos con más de 4 años en el sistema, cuando lo razonable sería un período del entorno de 2 años.

Descartó la posibilidad de que esas tecnologías que no fueron aprobadas oficialmente para su comercialización en Uruguay puedan ingresar al país de contrabando y ser sembradas de igual forma.
Carrera consideró que toda esta situación causa un gran perjuicio comercial pero también lo tienen los productores, que se están perdiendo la oportunidad de utilizar estas herramientas.

Intacta

Consultado sobre cómo viene la adopción de la tecnología de soja Intacta por parte de los productores, Carrera reconoció que viene evolucionando de una forma más lenta de la que se esperaba, pero de todos modos dijo que ha crecido. “En esta zafra tuvo un crecimiento bastante fuerte, seguramente llegue a 25% o 30% del área total”, estimó.

“En estos últimos años no hemos tenido suerte con los resultados, fueron complicados por el tiempo, y no permitieron demostrar el valor de la tecnología, sobre todo en el rendimiento; pero este año se podrá ver ese diferencial de rinde que ofrece Intacta, que está más que probado, y que permite justificar su adopción”, afirmó.

Monsanto ahora es Bayer

La compra de Monsanto por parte de Bayer, una inversión de US$ 66 mil millones, aún no generó cambios en la compañía que ya venía en un proceso de reestructuración de negocios, pensando en el año 2025.

Actualmente trabajan 12 personas en el proceso de fusión con Bayer, otras 12 lideran el proceso de transformación, y el resto, unos 17 mil funcionarios, siguen llevando adelante el negocio.

“Seguimos operando normalmente, sin ninguna vinculación con Bayer, por ahora seguimos siendo competidores, y hasta que no se cierre el proceso de compra seguiremos actuando de forma totalmente independiente. Hasta ahora no cambió nada, el funcionamiento sigue siendo el mismo, mantenemos los planes que teníamos”, concluyó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here